La vida de Cela, digna de un libro