Laberinto alucinado: fotos oníricas de un destino patagónico con atractivo borgeano