Entrevista con Salman Rushdie. Las canciones no se matan