srcset

LNteacompaña

Lazos de amor y cuidado en tiempos de pandemia

Helen Patuck
(0)
2 de agosto de 2020  

El IASC, foro integrado por Unicef entre otros organismos internacionales, impulsa la difusión de Mi héroe eres tú, cuento que explica a los chicos cómo enfrentar los miedos que despierta el coronavirus; aquí, unos extractos

La mamá de Sara es su héroe porque es la mejor mamá y la mejor científica del mundo. Pero incluso la mamá de Sara no puede encontrar una cura para el coronavirus. "¿Cómo es la Covid-19?", preguntó Sara a su mamá. "La Covid-19, o el coronavirus, tiene un tamaño tan pequeño que no podemos verlo", dijo su mamá. "Pero se propaga por la tos y los estornudos de las personas que están enfermas, y cuando tocan a la gente o las cosas alrededor de ellas. Las personas que están enfermas tienen fiebre y tos y pueden tener algunos problemas para respirar". "¿Entonces no podemos combatirlo porque no podemos verlo?", preguntó Sara. "Podemos combatirlo", dijo la mamá de Sara. "Es por eso que necesito que estés a salvo, Sara. El virus afecta a muchos tipos de personas, y todos pueden ayudarnos a combatirlo. Los niños son especiales y pueden ayudar también. Necesitas estar a salvo para todos nosotros. Te necesito para que seas mi héroe".

Sara se acostó en la cama esa noche y no se sintió como un héroe en absoluto. Se sentía molesta. Quería ir a la escuela, pero estaba cerrada. Quería ver a sus amigos, pero no era seguro. Sara quería que el coronavirus dejara de asustar su mundo. "Los héroes tienen superpoderes", se dijo a sí misma, cerrando los ojos para dormir. "¿Qué tengo?" De repente, una suave voz susurró su nombre en la oscuridad. "¿Quién está ahí?", susurró Sara. "¿Qué necesitas para ser un héroe, Sara?", le preguntó la voz. "Necesito una forma de decirle a todos los niños del mundo cómo protegerse a sí mismos para poder proteger a todos los demás...", dijo Sara. "Entonces, ¿qué necesitas que sea yo?", preguntó la voz. "¡Necesito algo que pueda volar... algo con una gran voz... y algo que pueda ayudar!" Con un zumbido, algo asombroso entró en la luz de la luna.

"¿Qué eres?", susurró Sara. "Soy Ario", dijo. "Nunca he visto un Ario antes", dijo Sara. "Bueno, he estado aquí todo el tiempo", dijo Ario. "Vengo de tu corazón". "Si te tengo a ti... ¡entonces puedo contarles a todos los niños del mundo sobre el coronavirus!", dijo Sara. "¡Puedo ser un héroe! Pero espera, Ario, ¿es seguro viajar con el coronavirus?" "Solo conmigo, Sara", dijo Ario. "Nada puede hacerte daño cuando estamos juntos".

Entonces Sara saltó sobre la espalda de Ario y juntos salieron volando por la ventana de su dormitorio, hacia el cielo nocturno. Volaron hacia las estrellas y saludaron a la luna.

Al salir el sol, aterrizaron en un hermoso desierto junto a unas pirámides, donde un pequeño grupo de niños estaba jugando. Los niños gritaron de alegría y saludaron a Sara y su Ario. "¡Bienvenidos, soy Salem!", exclamó uno de los niños. "¿Qué están haciendo aquí? Lo siento, no podemos acercarnos más, ¡tenemos que estar al menos a un metro de distancia!" "¡Por eso estamos aquí!", contestó Sara. "Soy Sara y él es Ario. ¿Sabían que los niños pueden mantener a sus vecinos, amigos, padres y abuelos a salvo del coronavirus? Todos necesitamos..." "¡Lavarnos las manos con agua y jabón!", dijo Salem con una sonrisa. "Lo sabemos, Sara. También tosemos en el codo si estamos enfermos y saludamos a la gente de lejos, agitando la mano en lugar estrecharla. Tratamos de permanecer dentro de nuestras casas, pero vivimos en una ciudad muy poblada... no todos se quedan en casa". "Mmm, tal vez pueda ayudar con eso", dijo Ario. "No pueden ver el coronavirus, pero... ¡pueden verme a mí! Súbanse, pero por favor, siéntese a ambos lados de mis alas; ¡están al menos a un metro de distancia!"

Ario voló hacia el cielo con Salem y Sara en sus alas. ¡Voló por la ciudad y comenzó a rugir y cantar! Salem gritó a los niños en las calles: "¡Vayan, díganles a sus familias que estamos más seguros en casa! ¡Podemos cuidarnos mejor quedándonos en casa!" Las personas estaban sorprendidas por lo que veían. Los saludaron y accedieron a entrar en sus casas.

Ario se elevó hacia el cielo. Salem gritó de alegría. Arriba, en las nubes, pasó un avión, y los pasajeros los miraron con asombro. "La gente tendrá que dejar de viajar pronto, al menos por ahora", dijo Salem. "Están cerrando las fronteras en todo el mundo, y todos deberíamos quedarnos donde estamos y con la gente que amamos". "Parece que muchas cosas han cambiado", dijo Sara. "A veces eso me asusta". "Puede ser aterrador y confuso cuando las cosas están cambiando, Sara", dijo Ario. "Cuando me siento asustado, respiro muy despacio... ¡y exhalo fuego!" ¡Ario lanzó una enorme bola de fuego! "¿Cómo se relajan cuando se sienten asustados?", les preguntó Ario.

"Me gusta pensar en alguien que me haga sentir segura", dijo Sara. "Yo también, pienso en toda la gente que me ayuda a sentirme seguro, como mis abuelos", dijo Salem. "Los extraño. No puedo darles un abrazo porque podría contagiarles el coronavirus. Normalmente los vemos todos los fines de semana, pero no ahora porque tenemos que mantenerlos a salvo". "¿Puedes llamarlos?", preguntó Sara a su amigo. "¡Oh sí!", dijo Salem. "Me llaman todos los días y les cuento todas las cosas que hacemos en casa. Eso me hace sentir mejor, y los hace sentir mejor a ellos también". "Es normal extrañar a la gente que amamos y que no podemos ver en este momento", dijo Ario. "Esto demuestra lo mucho que nos importa. ¿Les haría sentir mejor conocer a otros héroes?" "¡Sí, por favor!", respondieron Sara y Salem. "Genial, mi amiga Sasha tiene un superpoder muy especial", dijo Ario. "¡Vamos!"

Y entonces descendieron hacia la tierra y aterrizaron en un pequeño pueblo. Una niña estaba fuera de su casa recogiendo flores. Cuando vio a Ario y a los niños sentados en sus alas, rió. "¡Ario!", exclamó. "Tenemos que estar al menos a un metro de distancia, ¡así que te enviaré un abrazo! ¿Qué hacen todos ustedes aquí?" "Sentí tu abrazo cuando me lo dijiste, Sasha", dijo Ario. "Me encanta cómo podemos usar las palabras para demostrar que nos importa, y las acciones también. Quería que mis amigos conocieran tu superpoder". "¿Cuál es mi superpoder?", dijo Sasha. "Desde que alguien de tu familia se enfermó, estás quedándote en casa para asegurarte de no contagiar el coronavirus a nadie más", dijo Ario. "Sí, es mi papá, y se quedará en su dormitorio hasta que mejore completamente", dijo Sasha.

Quedarse en casa se sentía raro al principio, pero ahora se siente normal

"¡Pero no es tan malo! Jugamos, cocinamos, pasamos tiempo en nuestro jardín y comemos juntos. Mis hermanos y yo nos tocamos los dedos de los pies y bailamos. Leemos libros y yo puedo seguir aprendiendo porque a veces echo de menos la escuela. Quedarse en casa se sentía raro al principio, pero ahora se siente normal". "Eso no siempre es fácil, Sasha", dijo Ario. "Tú estás encontrando formas de divertirte y llevarte bien con tus seres queridos en casa. ¡Eso te convierte en mi héroe!" [...]

Era hora de volver a casa, y de que Sara se despidiera de sus nuevos amigos. Se prometieron el uno al otro que nunca olvidarían su aventura juntos. Sara se sintió triste de que no pudieran verse por un tiempo. Pero se sintió mejor cuando recordó que, solo porque no puedas ver a las personas, no significa que dejes de amarlas.

Ario los dejó caer a todos de vuelta a sus casas, y esperó a que Sara se durmiera antes de irse. "¿Podemos hacer lo mismo mañana?", le preguntó Sara. "No, Sara, es hora de que estés con tu familia ahora", dijo Ario. "Recuerda nuestra historia. Puedes mantener a quienes amas a salvo lavándote las manos y quedándote en casa. Nunca estoy muy lejos. Siempre puedes estar conmigo cuando vayas a tu lugar seguro". "Eres mi héroe", susurró. "Tú también eres mi héroe, Sara. Tú eres un héroe para todos quienes te aman", dijo.

Sara se durmió y cuando despertó al día siguiente, Ario se había ido. Entonces fue a su lugar seguro para hablar con él, y luego dibujó todo lo que habían visto y aprendido sobre su aventura. Corrió hacia su mamá con su dibujo para darle la noticia. "Todos podemos ayudar a la gente a estar a salvo, mamá", dijo. "¡Conocí a tantos héroes en mi aventura!" "¡Oh, Sara, tienes razón!", dijo su mamá. "Hay muchos héroes que mantienen a la gente a salvo del coronavirus, como médicos y enfermeros maravillosos. Pero tú me haces recordar que todos podemos ser héroes, todos los días, y mi mayor héroe eres tú".

El texto completo e ilustrado de Mi héroe eres tú puede descargarse de manera gratuita desde el sitio interagencystandingcommittee.org

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.