Los periodistas eran hasta ahora accionistas. Le Monde busca un inversor para salir de la crisis