Llach reconoció que no tuvo respaldo durante su gestión