Los alumnos rinden mejor en matemática que en lengua

Se evaluó el desempeño de los 284.000 estudiantes que terminaron el secundario
(0)
28 de agosto de 2001  

Los alumnos del último año del secundario alcanzaron un promedio de 61,3% de respuestas correctas en las pruebas de matemática tomadas a fines de 2000 y un 59% en lengua.

El Ministerio de Educación dio a conocer ayer una parte de los resultados del último operativo de evaluación: los logros académicos en matemática y lengua de los estudiantes de 5° año del secundario en todo el país (excepto Neuquén). Las áreas de física, química, historia y geografía también fueron evaluadas, pero aún no procesadas.

Las provincias ubicadas en la región Centro del país obtuvieron los resultados más altos en las pruebas de lengua y matemática. Por ejemplo, seis de cada diez alumnos de esta región -donde el producto bruto per cápita es de 10.000 pesos- acertaron las preguntas. En tanto, en la región NEA (Nordeste) el porcentaje de respuestas correctas no superó el 48 por ciento. Allí, la relación del PBI por habitante es de 4100 pesos.

Sin ranking

A diferencia de años anteriores, los resultados del estudio se dieron a conocer por regiones y no por jurisdicciones.

"No se pueden comparar provincias tan distintas como Buenos Aires y el Chaco. En cambio sí es válido juntarlas por regiones que agrupan a provincias con características similares", explicó la directora del Instituto para el Desarrollo de la Calidad Educativa (Idece), Silvia Montoya.

"Además, quisimos salir de los rankings que clasifican las escuelas como mejores o peores. Lo importante es que las escuelas sepan cuáles son los factores que más inciden en la obtención de buenos resultados para que los pongan en marcha", señaló Gustavo Iaies, subsecretario de Educación Básica.

La decisión de no difundir el detalle de los resultados por cada provincia impide conocer con exactitud las diferencias del rendimiento alcanzado en distintas jurisdicciones.

Según Iaies, las conclusiones permiten ser optimistas. "Hay mucho por corregir, pero se nota que la escuela pública está trabajando bien, sobre todo con los sectores bajo y medio", afirmó.

Participaron del operativo 284.632 alumnos de 5740 escuelas oficiales y privadas, lo que constituye la más alta cobertura desde que comenzaron las evaluaciones, en 1995.

Los resultados indican que las mayores dificultades en matemática se concentran en ejercicios de cálculo combinatorio y probabilidades. En lengua, están más vinculadas con la comprensión lectora (el reconocimiento de los recursos de argumentación usados en un texto).

Apuesta por lo público

Otras de las conclusiones que transmitieron Iaies y Montoya en conferencia de prensa, en la sede del Palacio Pizzurno, son las siguientes:

  • Los resultados se mantienen constantes en los últimos cinco años; la tendencia es positiva (aunque de 1999 a 2000 cayeron un 5%).
  • Si bien creció la matrícula un 4% en el último año y se incorporó a alumnos de sectores más desfavorecidos, esto no generó una caída en los resultados generales, lo cual indicaría que las escuelas mantienen los niveles de calidad en la enseñanza.
  • Entre las escuelas de mejores resultados en el país, un 30% atiende a estudiantes con alta vulnerabilidad social. "Eso demuestra que algunos establecimientos logran romper las limitaciones de su contexto socioeconómico. Esta es la mejor noticia de la evaluación. Y conocer qué es lo que están haciendo estos establecimientos es clave para saber qué políticas debemos instrumentar", afirmó Iaies.
  • Los factores de contexto que más afectan el rendimiento de los chicos son: el nivel educativo de los padres (los chicos que alcanzaron el 51% de respuestas correctas tienen padres que no han hecho estudios formales; en cambio, los padres de quienes obtuvieron el 69% poseen estudios terciarios o universitarios).
  • También influyen en los resultados los días perdidos de clase, la cantidad de libros en el hogar, la vulnerabilidad económica, los recursos de la escuela (físicos y didácticos), el estado de la biblioteca, el ambiente escolar (conducta de los estudiantes y la seguridad en la escuela), así como la cantidad de tiempo que un director se dedica a resolver cuestiones administrativas o a mejorar lo pedagógico, se informó en las conclusiones.
  • Para Iaies, el estudio demuestra que, si bien la distribución de los niveles socioeconómicos en el país es bastante parecida a los niveles de rendimiento (a más bajos recursos, peores resultados), la diferencia en términos educativos es muchísimo menor que la brecha económica. Por ejemplo, la región Centro tiene un producto bruto que es más del doble del de la región NEA; en cambio, la diferencia en resultados educativos es de sólo 9 puntos.

    El informe presenta otras singularidades. Por ejemplo, que en los sectores socioeconómicos bajo y medio -el 70% de la población- no hay diferencias en el rendimiento entre las escuelas públicas y las privadas. "Para el grueso del alumnado da lo mismo asistir a un establecimiento público que a uno privado", afirmó Iaies, conforme con los resultados del operativo.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?