Los docentes porteños reclamaron ante la sede de gobierno