Mientras tanto. Los lectores fanáticos, otra tribu de Internet