Mates y un cáliz con firma Pallarols

El orfebre entregó ayer dos piezas a Argerich y Barenboim; la ofrenda al Papa
(0)
31 de julio de 2015  

Hace unos días, durante una conferencia de prensa en el Salón Dorado del Teatro Colón, Darío Lopérfido dijo sobre Martha Argerich y Daniel Barenboim: "Son los dos argentinos más importantes del mundo". En esa misma conferencia, sería la propia Argerich quien propondría una corrección de la frase: "Me parece que se olvidó del papa Francisco", le dijo. "Son tres", concedió Lopérfido. Los tres [Barenboim habría querido sumar a Messi] tienen desde ayer otra cosa en común: la posesión de una pieza de Adrián Pallarols.

Hace 11 años que Pallarols trabaja, primero para Jorge Bergoglio, y, desde 2013, para el papa Francisco. La cercanía con Barenboim y Argerich fue más repentina, pero no por eso menos natural. "La verdad es que no los elegí -explica el orfebre-. Son dos enormes referentes musicales de los últimos 50 años. Ellos se eligen solos. Lopérfido nos acercó y yo doy un modesto testimonio de este tiempo que dio a estas figuras."

Dicho así, el reconocimiento parece una cuestión pública. Pero para Pallarols incluye una dimensión más personal. Tiene años de conservatorio y la versión de Argerich del Concierto N° 3, de Rachmaninov, fue para él muy importante. "Aquí jugó mi debilidad. Les devuelvo algo. ¡Las cosas que pude hacer gracias a lo que ellos tocaron! Me ayudaron mucho." El regalo, mates con sus iniciales, cayó bien. A Barenboim, por lo menos, le resolvió un problema. No tenía bombilla y se preparaba hasta ahora mate cocido en una jarrita. Pallarols le dio además a Barenboim un rosario bendecido por el Papa.

En cuanto a Francisco, los compromisos de Pallarols continúan. Está terminando el cáliz que, en septiembre, usará en su visita a Estados Unidos: una pieza de estilo gótico inglés, un poco en homenaje a la catedral de San Patricio de Nueva York. Será un cáliz protocolar y de 28 centímetros. La medida tiene una explicación que Pallarols se apura a contar: "Se usará en una misa que va a celebrarse en el Madison Square Garden. ¡Si no tuviera ese tamaño, no podría verse de lejos!".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?