Mucho ruido y pocas leyes para los vecinos de la ciudad

Los legisladores no están conformes con la labor del año
(0)
10 de diciembre de 2001  

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires no tuvo un buen año. La labor de los diputados no fue escasa, pero sí menor en relación al año pasado con casi 2000 proyectos menos. De los 5200 presentados este año, algo más de 2800 son de declaración, 1200 de resolución y 900 de ley. Del total, sólo se votó el 20%, en su mayoría resoluciones y declaraciones de poca importancia.

Desde noviembre las sesiones se duplicaron, aunque con poco éxito. Como en el resto del año, siguen cayendo por falta de quórum y postergando temas fundamentales.

De los proyectos presentados, 120 se conviertieron en ley, pero muchas son sólo modificaciones de artículos de otras leyes, imposición de nombres para espacios públicos, y condonación de deudas a instituciones carenciadas.

Entre las destacadas, figuran la Ley de Turismo para la ciudad, el régimen de multas, la Ley de Asistencia Alimentaria para celíacos, leyes de seguimiento y control de geriátricos y jardines maternales, y el llamado a licitación para la construcción de las nuevas líneas de subterráneos y la continuación de las existentes.

El aliancista Jorge Enríquez está satisfecho con la labor parlamentaria, pero reconoció a LN/UTDT que quedaron proyectos importantes en el tintero, como la reforma del Código de Contravención relacionado con la inseguridad.

Para el diputado socialista Raúl Puy, presidente del bloque Alternativa por una República de Iguales (ARI), este año fue más complejo que el anterior porque hubo 18 bloques en lugar de 4 como el año pasado. “Es más difícil ponerse de acuerdo sobre los temas a tratar en labor parlamentaria y en las comisiones, y las sesiones no rinden lo que tienen que rendir”, dijo a LN/UTDT.

Juliana Marino, del Peronismo Independiente, dijo que “la producción ha sido interesante”, aunque admitó que hubo problemas por la fragmentación política que fueron resintiendo la labor. Habló de “estilos parlamentarios que no respetan reglas y en muchos casos han perjudicado los debates”.

La Izquierda Unida le echa la culpa a la Alianza por el bajo rendimiento legislativo. “Cuando se trata de temas importantes, no bajan a las sesiones”, se quejó la diputada Vilma Ripoll, que acusó a los legisladores oficialistas de votar obras de gran magnitud “que le permiten hacer campaña política al Gobierno de la Ciudad, pero que no tienen ninguna relación con la necesidad de los trabajadores”.

Ripoll dijo que las leyes salen pero que no hay control. “Son sólo para cubrirse frente a la sociedad.Todo está en función de negocios inmobiliarios”, denunció, refiriéndose a las obras públicas que viene realizando el gobierno porteño y a las que están por venir.

Voces de la Legislatura

Vilma Ripoll (IU)

  • “Se votan obras de gran magnitud que le permiten hacer campaña política al Gobierno de la Ciudad, pero que no tienen ninguna relación con la necesidad de los trabajadores.”
  • Juliana Marino (PJ)

  • ”La producción ha sido interesante pero la fragmentación política fue resintiendo la labor al generar debates demasiado largos. Hay estilos parlamentarios que han perjudicado los debates.
  • ”Raúl Puy (ARI)

  • “Hay demasiados bloques. Es difícil ponerse de acuerdo entre los temas a tratar en labor parlamentaria y en las comisiones y las sesiones no rinden lo que tienen que rendir.”
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.