Vida cultural. Niemeyer, el arquitecto de las curvas