Feria del Libro. No es cosa de chicos: los libros ilustrados abren otra forma de leer ficción