En La Plata, la suplente llegó tarde. No hubo portero y tampoco clases