No todos los alumnos pudieron volver a las aulas en Entre Ríos

Lenta normalización de las clases; en algunos colegios aún se rinden exámenes
(0)
29 de mayo de 2003  

PARANA.- La confirmación del crédito del Banco Mundial para actualizar los sueldos docentes atrasados, garantizada por el propio presidente Néstor Kirchner en su vuelo relámpago de anteayer a esta capital, calmó los ánimos entre los docentes, los padres y las propias autoridades del gobierno provincial.

Si bien hubo ciudades donde las clases ya estaban normalizadas por el levantamiento previo del paro o por la acción de la Justicia, en muchas localidades ayer se vieron guardapolvos blancos por primera vez en el año. En muchos casos, las clases comenzaron con horarios incompletos, o sólo lo harán después de tomar exámenes pendientes.

Los alumnos entrerrianos que no asistieron a clase aún en este año perderán en total no menos de 40 días efectivos de clase. Pero las situaciones son diversas en las distintas escuelas. Según se informó, una comisión integrada por el gobierno y los gremios, con asistencia técnica de la Nación, evaluará la manera de priorizar contenidos y recuperar el tiempo perdido.

La Asociación Gremial del Magisterio (Agmer), el sindicato que sostuvo la medida de fuerza desde el inicio del ciclo lectivo, celebró ayer la conquista: dentro de diez días los docentes cobrarán los haberes pendientes.

Aprendizaje doloroso

"Para nuestra institución fue un aprendizaje doloroso, nosotros no tomamos el paro como si fueran vacaciones", reconoció Roxana Braida, directora de la escuela especial Senderos de Luz de la ciudad de Bovril, en el departamento La Paz.

La institución inauguró ayer el ciclo lectivo 2003, con la mitad de los 62 alumnos de la matrícula, todos con distintos grados de discapacidad. Como es la única escuela de educación especial de la zona, atiende a chicos de zonas rurales, como Sauce de Luna, Alcaraz Norte y Avigdor, en una jornada completa de ocho horas.

A las 8.30 la directora presidió el acto con el izamiento de la Bandera y explicó la situación. "Luchar por los derechos no es tiempo perdido", les dijo, y se comprometió con el resto de los docentes a "realizar un trabajo serio para garantizar la calidad" educativa.

Según la directora, "los papás de esta escuela siempre manifestaron el apoyo al paro". Liliana de Albrech, madre y abuela de alumnos en Bovril, vio la situación desde otro ángulo. "Ya pensábamos que los docentes tenían que volver. Comprendemos la situación, pero hay enfermeras que pasan lo mismo y trabajan", comentó.

Tiene una hija y tres nietos en la escuela. Los más chiquitos asistieron con cierta normalidad a una escuela católica, y la mayor empezó hace algunas semanas también pero con horarios incompletos.

En Victoria, la rectora de la Escuela Normal Osvaldo Magnasco, Marisa Ramírez, admitió que muchos padres llegaron a la escuela con inquietud por la falta de clases, y algunos le expresaron sus quejas. La entidad atiende a 1400 alumnos desde el jardín hasta el nivel terciario, y el 75% de los docentes adhirió a la huelga en forma completa, de modo que no tomaron los exámenes de marzo.

Sólo trabajaron las maestras jardineras. "Acá las clases van a empezar el 9 de junio, porque antes tenemos un período de recuperación y exámenes. Hemos perdido casi un trimestre", dijo.

Largo trámite

En tanto, ayer se confirmó que a Entre Ríos llegarán $ 80 millones que el Estado provincial devolverá en 15 años, con tres de gracia.

A pesar de que la mayoría del sector educativo le reconocía crédito al nuevo gobierno nacional por la resolución del conflicto, muchos no olvidaban que el ministro de Economía, Roberto Lavagna, había garantizado ya hace un mes que la deuda se pagaría para esta fecha.

En tanto, en la propia Agmer reconocen que el gestor inicial de este préstamo, que beneficia a ocho provincias, fue el ex ministro de Educación del gobierno de la Alianza Andrés Delich, que dejó su cargo en diciembre de 2001 al caer el presidente Fernando de la Rúa. Lejos de ser una medida ágil, el trámite del crédito fue un proceso lento y tortuoso, que absorbió a los sucesivos gobiernos nacionales.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.