Noche de las Ideas: Reflexiones sobre refugiados y devenir del tiempo a orillas del mar

Las olas y el pensamiento
Las olas y el pensamiento
Silvina Premat
(0)
31 de enero de 2019  • 16:31

OSTENDE (Pinamar).- Hoy, en cien ciudades de sesenta y cinco países, cientos de intelectuales, investigadores y artistas se reunirán a reflexionar "De cara al presente. Revisitar el pasado. Imaginar futuros inéditos" como algunos comenzaron a hacerlo aquí, ayer, en la tercera edición de La noche de las ideas convocada por el Ministerio de relaciones exteriores de Francia.

Organizada en nuestro país por la embajada francesa en conjunto con un grupo de empresas, universidades y varios municipios y organismos gubernamentales la Noche, que en este balneario se hace en el mítico Viejo Hotel Ostende, sorprendió a los veraneantes con performances, disertaciones y diálogos a orillas del mar.

El devenir del tiempo fue el eje de gran parte de los encuentros que comenzaron a primera hora de la tarde de ayer, luego de un acto de apertura en el que participaron los secretarios nacionales de Cultura, Pablo Avelluto, y del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi y el intendente de Pinamar, Martín Yaze.

El programa continua hoy aquí, desde la tarde y con entrada libre, y se trasladará mañana y el sábado al Museo del Mar, en Mar del Plata.

Ayer la afluencia de público, escasa en las primeras citas, fue creciendo a medida que bajaban las temperaturas y se difundía en la playa la presencia de los intelectuales. Para la noche, el bar, el pequeño microcine y el jardín del hotel que antaño recibió al autor del Principito, Antoine Sanit Exupery, y a escritores argentinos de la talla de Jorge Luis Borges y sus amigos Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo, estaban sobrepasados.

La invitada de mayor prestigio académico, la filósofa y filóloga francesa Bárbara Cassin, dio el puntapié inicial al programa al disertar sobre uno de los temas que más la ocupan y preocupan en este tiempo: los refugiados o inmigrantes. "Un problema del presente que existe desde la noche de los tiempos, pero que se ha tornado hoy muy agudo y probablemente sea cada vez más agudo en el futuro".

Barbara Cassin, la estrella de la Noche
Barbara Cassin, la estrella de la Noche

Cassin, de 71 años, especialista en Filosofia antigua, miembro de la Academia Francesa y del Centro Nacional para la Investigación Científica de su país, trabajaba en Sudáfrica cuando Nelson Mandela abolió el apartheid. Recordó que en 1943 Hanna Arendt escribió: "Aparentemente nadie quiere saber que la historia contemporánea ha engendrado un nuevo tipo de seres humanos, los que fueron enviados a campos de concentración por sus enemigos, y a campos de internación (o internamiento) por su amigos". Y Cassin afirmó: "Hoy florecen por todas partes esos campos de internación de refugiados.

A una pregunta de alguien del público sobre qué se puede hacer con los inmigrantes, la filósofa contó sobre el proyecto "Casas de la sabiduría" que ella está llevando adelante en Francia para asistir a los que ingresan a Francia y en el que sobre todo se intenta ayudar en la comprensión de la cultura y el idioma del recién llegado. Para ello también aludió a Arendt cuando ya viviendo en los Estados Unidos aseveró que su intención era conservar el acento alemán. "El acento es la lengua debajo de la lengua. Su única patria (de Arendt) era la lengua alemán. Su patria era el idioma. Esto nos tiene que hacer pensar en el modo con el que tratamos a las personas que llegan", dijo Cassin. Y luego, también ante una pregunta sobre la conducta de los países europeos frente a los refugiados, aseveró: "Europa es escandalosa y tendremos que responder frente a nuestros hijos por eso. Yo ya no hablo más del Mar Mediterráneo sino de Muerte Mediterránea".

Muchos colegas franceses y europeos de Cassin abordarán ese y otros temas durante la jornada de hoy con amplitud de perspectivas como lo harán aquí, el único lugar donde La Noche de las Ideas tiene un formato diferente al del resto del mundo: dura cuatro días y se hace en dos ciudades, Pinamar y Mar del Plata.

Guillaume Boccara, director del Centro Franco Argentino contó a La Nación que en 2016, cuando desde Francia les invitaron a sumarse a la propuesta que por entonces estaba naciendo, ellos aceptaron gustosos y plantearon hacerlo en la costa "porque en enero en Buenos Aires no hay mucha gente" y, visto que debían trasladar varios kilómetros medio centenar de personas, ampliaron el programa para dos jornadas en vez de una, como es la propuesta original. Tras el éxito de la primera edición y la cercanía con Mar del Plata, destino turístico de muchos argentinos, se agregaron otros dos días.

Para los que tienen la suerte de veranear en estas playas, el menú de esta Noche que comienza a media tarde, un plus para su descanso. Y los obliga a elegir. Como le pasó a Liliana Curia, turista de la Ciudad de Buenos Aires que ayer se detuvo a escuchar unos poemas en la playa y cuando subió al parador del Viejo Hotel para la charla del psiquiatra Juan Eduardo Tesone, ésta ya había terminado. "Son muchas cosas interesantes en simultáneo!", dijo Curia a LA NACION.

Tesone, por su parte, es la tercera vez que participa como disertante de La Noche de las Ideas, evento que considera "un momento privilegiado del verano en el que uno puede compartir ideas de distintas disciplinas en un ambiente muy descontracturado". Y agrega: "Lo lindo es que hay una efervescencia de ideas y propuestas que generan un clima de reflexión no competitivo, ni de rivalidades narcisistas sino de encuentro y discusión".

Feune de Colombi aportó una dimensión performática
Feune de Colombi aportó una dimensión performática

Silvia Hopenhayn, periodista y escritora, quien el año pasado se tiró a la piscina al término de su conferencia, esta vez distribuyó "adivinadores", de papel como los que usaban para entretenerse los niños de hace algunas décadas, para su taller de lectura y escritura sobre "El Aleph", de Borges. Más tarde, rendirá homenaje a uno de los visitantes ilustres del Viejo Hotel que hospeda a La Noche de las ideas en su charla sobre "La eternidad rotativa en Bioy Casares". Un concepto que, afirma Hopenhayn a La Nación, de alguna manera inventa Bioy Casares en La invención de Morel y que "es muy actual porque tiene que ver con esa euforia por permanecer, con la instantánea, en busca de una eternidad que además no sea una lejana, sino que sea una eternidad cercana". La periodista y escritora se detiene en otra afirmación que también inspiró a Bioy Casares, John William Dunne quien afirma que "en el presente ocurren todos los tiempos -pasado, presente y futuro- sólo que nosotros, los humanos, tenemos una percepción que no puede ser simultánea. Entonces, los tiempos existen todos en el mismo instante, pero la percepción humana es la que los vuelve cronológicos o sucesivos".

Para el biólogo Diego Golombek, quien tituló su charla de ayer "El tiempo no espera a nadie" y también participó de las dos anteriores versiones de esta iniciativa, "sentarse a reflexionar sobre cualquier cosa en este momento en la Argentina es muy valioso porque el mundo corre y nuestro país también, pero Argentina corre siempre al corto plazo y la coyuntura, no paramos la pelota para ver de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde vamos. Que es el lema de La Noche de las Ideas".

Lo que se dijo el primer día

  • •Juan Eduardo Tesone. Psiquiatra ."El aparato psíquico funciona como una conflictiva alquimia de recordar y olvidar. Pero los dos elementos de esa alquimia son necesarios para mantener el sentimiento de identidad y la capacidad de pensar. Perpetuo balanceo entre la imaginación de la memoria y la capacidad del olvido. Recuerdo y olvido, construyo-deconstruyo-reconstruyo, por lo tanto soy".
  • Marina Franco. Historiadora. "Mientras la Historia es siempre retrospectiva y separa el pasado del presente y no considera el futuro, la memoria contiene siempre una proyección sobre el futuro. Así, la memoria también enseña a la Historia a pensar el futuro del pasado, ¿qué anhelaron, desearon y proyectaron los hombres del pasado? La memoria también ayuda a pensar que el pasado fue de cierta manera pero podría haber sido de otra, es decir, la memoria aporta contingencia y es la matriz de la Historia. Sin memoria no habría Historia ni pulsión por comprender y elaborar el pasado para pensarnos como sociedad pasada, presente y futura"

  • Alejandro Dagfal, sicólogo. "El cambio histórico,no sólo es posible, sino inexorable. La ley del devenir. Lo cual hace crujir nuestro presente, lo torna más precario, más efímero, y nos obliga a reinventar el futuro, ampliando los horizontes de lo posible. Porque un futuro que incluye la posibilidad del cambio histórico es mucho más rico, mucho más abierto, que un futuro que sólo se basa en las herencias del pasado o en las verdades del presente".
  • Diego Golombek. Biólogo. "Nuestro cerebro es una máquina de tiempo. Con él podemos viajar hacia el pasado y hacia el futuro; se llama pasado e imaginación. Y según los distintos estímulos el cerebro calcula el tiempo de distinta manera; cuando lo estás pasando bien el tiempo pasa rápido y cuando estas aburrido en la sala de espera de un dentista el tiempo se estira".
  • Eduardo Jozami. Doctor en ciencias Sociales."Nuestra visión del pasado y el futuro se angosta ante la omnipotencia del presente. La aceleración del cambio en todos los òrdenes de la vida social produce una cada vez mayor separación entre las experiencias y las expectativas. Todo uede esperars, todo puede ocurrir, pero, paradojalmente, vivimos un mundo sin utopías".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.