Editorial. Otra razón para pensar en Borges