Pensamiento en debate

Cecilia Macón
(0)
27 de febrero de 2015  • 18:54

En una compilación, el primer argumento es la estrategia usada para agrupar textos. La puesta en movimiento por el filósofo argentino Pablo Dreizik en Lévinas y lo político es estrictamente polifónica: los diecisiete autores que participan en esta discusión sobre la dimensión política en la obra del francés no están de acuerdo entre sí. De esta manera se evita un camino letal, suponer que un determinado autor es una suerte de fuente inapelable de sabiduría sobre la cual aspiramos consensos. Aquí se evade ese peligro sin piedad.

Las reflexiones de, entre otros, Irene Kajon, Alain David, Gérard Bensussan, Annabel Herzog, Darío Livchits y el propio Dreizik se vuelcan sobre cuestiones como la precariedad, la emancipación, la responsabilidad, el marxismo, el mito y el liberalismo. Uno de los ejes centrales y más llamativos del libro se apoya en discusiones alrededor de un texto temprano de Lévinas, "Algunas relfexiones sobre la filosofía del hitlerismo", de 1934, donde despliega su análisis del nazismo en términos de "un despertar de sentimientos elementales" sostenido en un intento por conciliar universalismo y racismo. Así, el debate sobre relación entre afectos y política y entre nazismo y liberalismo se abre al mismo tiempo hacia la complejidad y hacia la toma de posición sustantiva. Y tal vez ése sea el mayor mérito del volumen: evitar que el reconocimiento de la dificultad de ciertos problemas sea una excusa para la falta de hipótesis fuertes.

Lévinas y lo político

Pablo Dreizik (comp.)

Trad.: Pablo Dreizik y otros

Prometeo

380 páginas

$ 195

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.