Primer paso hacia la beatificación, en Roma. Pironio pasó a ser "siervo de Dios"