Poemas

A modo de anticipo, se ofrece una selección de poesías del libro Riesgos de la noche , que publicará Alción
A modo de anticipo, se ofrece una selección de poesías del libro Riesgos de la noche , que publicará Alción
(0)
29 de agosto de 2001  

Argumentos de arena

No deberíamos amar nada que pase.

Nada que nos mate un poco

cuando sus signos mueran.

Es decir, nada que ría.

Nada que tiemble o se conmueva.

Nada que florezca para luego marchitarse,

de buenas a primeras.

Nada vivo, si apuramos conclusiones:

Duele tanto ver cómo lo que amamos

se deshace en nuestras manos vencido por el tiempo.

Es más,

no deberíamos amar, si lo pensamos.

Pero no lo pensemos.

Hoy no, al menos.

Exilio

Tal vez, en mi última asepsia,

borrarme incluso de ésos,

los esenciales sitios en los que ya no estoy,

y allí donde me encuentren

-ola de herrumbre malva-,

ser gitana de feria demorando la suerte

y

dormir un poco,

hasta que la soledad cave en mí su último foso.

El centinela

En principio, aquí, la noche.

El afiebrado animal

y el compás de su espera,

agazapados.

La vigilia que no mengua.

Las armas que no callan.

La violenta geografía del instinto donde sólo mandan sobrevivir y la sed.

Desazón de cuerpo y alma.

Y la soga.

Y la trampa.

Y el hospicio.

Cool

Déjalo ir. Lenta, lenta, lentamente.

Desollada la pasión no listes las cenizas.

Aparta tu dolor como una cosa

y ahoga la marmita que te anima tras impasible gesto.

Pacifícate el pecho, mujer.

Dile al viejo huracán que ya no se amotine.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.