Políticas de la amistad

Andrés Labaké
(0)
30 de noviembre de 2012  

La profunda crisis del liberalismo de finales de la década de 1990 hizo evidente que las instituciones, las prácticas, los pensamientos y los discursos imperantes en la Argentina no tenían ya la capacidad de estructurar, organizar y diseñar las formas de la vida política, económica, social y cultural. Dispersas en el relato y en el mapa, pero estrechamente entrelazadas en la trama de los últimos años, algunas pequeñas experiencias colectivas, precarias, frágiles, trabajosas y efímeras, fueron altamente significativas en sus contextos particulares. Constituyeron o fortalecieron nuevos escenarios en diversas ciudades.

Ante una situación de desamparo y de desarticulación social, los proyectos gestionados por artistas conformaron una red de contención y una base de proyección para nuevas formas de interacción comunitaria y prácticas artísticas. Emergieron también como consecuencia de la escasa presencia de instituciones que desarrollaran una formación crítica, permeable a la producción y difusión de obras y discursos contemporáneos. Estos proyectos generalmente apuestan a modelos alternativos en la transmisión de saberes y a la generación de experiencias productoras de conocimiento.

Rara vez las instituciones públicas acompañan los procesos artísticos en pleno desarrollo. Sin embargo, la mayoría de estas experiencias de gestión de artistas nació o se vio fortalecida por programas nacionales, como el de becas para proyectos grupales, los ciclos de muestras y los talleres de clínica del Fondo Nacional de las Artes (FNA), Interfaces de Cultura Nación-FNA, y otros anteriores, como el proyecto Trama o las clínicas de Antorchas.

Este mes se realizó en San Juan el II Encuentro Nacional de Artistas Visuales y Curadores con proyectos de gestión organizado por el FNA, la Secretaría de Cultura de la Nación, el Centro Cultural Haroldo Conti y el Museo de Bellas Artes Franklin Rawson. Una reunión de más de cien artistas de todas las provincias que sirvió para repensar las acciones y las políticas que se desarrollan y las que se necesitarían para fortalecer y potenciar los escenarios locales y la relación entre ellos. El hecho de que las instituciones públicas promuevan este tipo de encuentros abiertos e inclusivos, de intercambio de experiencias y debates de políticas, es un buen indicio y fortalece el campo de la producción artística contemporánea, así como también el crecimiento de las escenas de las artes en todo el país.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.