Final abierto. Por el placer de dialogar