Por fin comenzaron las clases para los alumnos de Paraná

Los maestros acataron una orden judicial La huelga se mantuvo en el resto de la provincia El gobierno entrerriano no se presentó a una audiencia de conciliación en el Ministerio de Trabajo La solución parece aún lejana
(0)
13 de mayo de 2003  

PARANA.- Los docentes del departamento de Paraná, que concentra el 28% de la población de Entre Ríos, acataron en forma masiva ayer la orden de la jueza Susana Medina de Rizzo, que dispuso el regreso a clases después de un mes y medio de huelga.

Las aulas volvieron a recibir alumnos en la capital provincial, aunque no ocurrió lo mismo en el resto de los departamentos, donde los docentes ratificaron la medida de fuerza y suspendieron un congreso previsto para hoy por la ausencia del gobierno en la audiencia de conciliación convocada por el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Algunos maestros, incluso, protestaron ante el Consejo General de Educación porque mientras ellos acataban la disposición de la Justicia las empresas de transporte no obedecían el mandato de proporcionar pasajes gratuitos a los docentes y facturar luego al Estado provincial.

Sacudón

La juez Medina de Rizzo provocó un sacudón a las partes en conflicto, el domingo último. A pedido de siete defensores de Pobres y Menores, la jueza exigió el regreso de los docentes a las aulas. El gremio docente entrerriano -Agmer- acató la medida, pero su asesor legal, Héctor Fischbach, anunció que la entidad apelaría la sentencia porque "el fallo pretende llevar a los docentes a su trabajo por la fuerza, sin siquiera garantizarles los salarios". Pero Medina de Rizzo desestimó la apelación y adelantó que en otras jurisdicciones podrían comenzar a tomarse medidas similares a la suya.

En los 16 departamentos restantes el paro continuó con acatamiento dispar, por lo que se calcula que casi un tercio de los 320.000 alumnos entrerrianos permanecía sin clases ayer.

Muchos padres que en principio exigían al gobierno que cumpliera con sus obligaciones en materia de salarios habían comenzado a trasladar parte de las responsabilidades al gremio porque consideraban que el no inicio de las actividades y la posible pérdida del año lectivo para los alumnos se estaban convirtiendo en un daño mayor que las demoras que sufrían los docentes en el cobro de sus sueldos.

Además de deber a los docentes los sueldos de septiembre a diciembre de 2001, el gobierno debe aportes por escolaridad, parte del sueldo anual complementario y otros códigos, y una parte de los sueldos -alrededor del 25% en el caso de los docentes- se abona en bonos federales.

Solicitada con explicaciones

En una solicitada publicada hoy en diversos medios el gobierno provincial advierte que "el problema del atraso salarial docente se enmarca en la crisis de financiamiento general que los Estados provinciales y la Nación tienen desde el año 2001". Y explica su ausencia en la audiencia de conciliación de ayer, propuesta por el Ministerio de Trabajo de la Nación, ya que "el gobierno provincial se ve impedido legalmente de concurrir por existir al momento medidas de acción directa y no aplicarse el mencionado remedio a los dependientes de la administración pública provincial".

Anselmo Sella, representante de la Defensoría del Pueblo de la Nación, se reunió ayer en esta capital con funcionarios del gobierno entrerriano. También recibió, por la oposición, a la diputada nacional justicialista Blanca Osuna, candidata a intendente de Paraná y ex titular del Consejo General de Educación, y a padres de alumnos autoconvocados. Luego de las entrevistas anunció que hoy evaluarán la situación con el titular de la Defensoría, Eduardo Mondino, que había recomendado al gobernador Sergio Montiel que, "en forma urgente, se aboque a la solución de los conflictos que están impidiendo el inicio de las clases".

Anoche trascendió que el gobierno provincial habría ofrecido a los docentes un adelanto de $ 40 para cubrir los gastos de transporte mientras se resuelve el conflicto.

Claves del conflicto

Sin clases: debido al retraso en el pago de salarios, los docentes de Paraná están en huelga desde principios de año. La mitad de los 320.000 alumnos entrerrianos perdió 30 días de clases.

Fallo: anteayer, la jueza Susana Medina de Rizzo ordenó a los maestros de Paraná que volvieran a dictar clases. Pidió a las empresas de transporte que trasladen a los docentes sin cargo y que se le facturen los viajes al Estado.

Futuro: los docentes acataron ayer la medida, aunque el gremio que agrupa a los maestros entrerrianos la apelará. El gobierno provincial no se presentó ayer a una audiencia de conciliación obligatoria que debía realizarse en Buenos Aires, otra muestra de que el conflicto está lejos de finalizar.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.