Premian a periodistas y medios que promueven actitudes éticas

Morales Solá recibió una de las estatuillas; homenaje a Sopeña
(0)
27 de agosto de 2001  

El Hotel Marriott Plaza de Buenos Aires se colmó anoche durante la entrega de los premios Santa Clara de Asís, de la Liga de Madres de Familia.

Desde 1966, la institución -que celebra este año las bodas de oro- otorga un reconocimiento a quienes "a través de los medios de comunicación promueven positivamente la cultura y la ética, fortaleciendo la familia y los valores que representa".

Al comenzar el acto, se entregó una distinción de homenaje al periodista Germán Sopeña, secretario general de Redacción de LA NACION fallecido el 28 de abril último. La placa fue recibida por su mujer, Patricia Morgan de Sopeña. La Liga de Madres destacó "su amor a la patria, la causa del Sur, que fue su norte, y su legado, que está vivo entre nosotros".

Fueron galardonados los periodistas Joaquín Morales Solá (LA NACION), Luisa Valmaggia (CVN), Sergio Rubín (Clarín y Plus Satelital) y Enrique E. Wolff (Multicanal). Se premió la trayectoria de Mariano Mores y de Laboratorios Bagó, y recibieron distinciones Luis Landriscina y Pipo Pescador.

Se otorgaron premios a los programas de TV "Biography", "Sin estribos", "Foro 21" y a Dolly Irigoyen, de Multicanal/Gourmet. En radio, fueron distinguidos "Malvinas, la verdadera historia", de Radio 10, y a "El solar del peregrino" y "Jóvenes en acción", ambos de Radio Cultura. Se entregaron en total 52 estatuillas, para premiar a personas y programas de esta ciudad y del interior.

Integraron el jurado Marta Bianchi de Soto, Esther Molina de Barilati, Fernando Cuevillas y Julio César Labaké.

Más de 600 personas disfrutaron del acto. Concurrieron el secretario de Culto, Norberto Padilla, y el rector de la Universidad de Belgrano, Avelino Porto. El coro Pacem in Terris deleitó con varios temas, y la presidenta de la Liga de Madres, Marta G. Bianchi de Soto, dijo que la familia "está ávida de mensajes e imágenes que construyan".

Luego, el presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación, monseñor José María Arancedo, bendijo las estatuillas. "El comunicador a veces no es consciente del bien que puede hacer cuando es testigo de la verdad", explicó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?