Puja por el incentivo docente

Desacuerdo entre Educación y Economía por el plus para 2002
Martín Dinatale
(0)
28 de agosto de 2001  

A pesar de una fuerte resistencia expuesta desde el Ministerio de Economía, el titular de la cartera de Educación, Andrés Delich, adelantó ayer que está dispuesto a dar pelea para mantener el fondo de incentivo salarial docente en el proyecto de ley del presupuesto nacional para el año próximo.

El ministro de Educación confirmó así que envió a Domingo Cavallo un proyecto de presupuesto para 2002 en el que incluyó la partida de 660 millones de pesos que contempla el fondo de incentivo docente y destacó que discutirá la aprobación de ese fondo "en el gabinete nacional sin condicionamientos ni presiones".

De esta manera, Delich cristalizó públicamente el trasfondo de una dura batalla subterránea que su cartera viene entablando con Economía desde hace más de dos semanas. Sucede que para alcanzar la meta de déficit cero en el presupuesto 2002 y a la vez cumplir con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Cavallo y su equipo económico creen que no se podrá seguir sustentando el fondo de incentivo docente u otras partidas que signifiquen “una profundización del desorden fiscal”.

En el presupuesto nacional del año próximo se deberá eliminar el déficit de 6000 millones que se proyectó este año y que si no mejora la recaudación impositiva se repetiría en 2002.

Según pudo saber LA NACION, el secretario de Hacienda, Jorge Baldrich, comunicó a Delich y al subsecretario de Educación Básica, Gustavo Iaies, que si insisten en mantener en el presupuesto de 2002 el fondo de incentivo docente “se corre el riesgo de profundizar el recorte salarial a los empleados del Estado”.

En este sentido, fuentes inobjetables del Ministerio de Economía aseguraron que Baldrich y Cavallo están convencidos que si se mantiene el fondo de incentivo docente, el Fonavi, el subsidio al gas y a las naftas de la Patagonia, los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) y no se retocan las partidas de programas de asistencia social, el Estado deberá aumentar el recorte salarial de los estatales que hoy es del 13% a un 40 o un 50 por ciento.

El secretario de Hacienda cree que un “recorte ordenado” para mantener el déficit cero debe estar vinculado con una poda de los fondos específicos en el presupuesto, mientras que el denominado “recorte desordenado” implicaría una mayor quita en los haberes del sector público con el conflicto social que ello significaría.

La tesis de Baldrich y Cavallo también encuentra apoyatura en un estudio que realizó el Banco Provincia donde muestra que para mantener el déficit cero el Gobierno debería aplicar recortes en los salarios y en las jubilaciones que irían del 38 al 50%, a menos que haya una poda en los fondos específicos y en algunas de las transferencias que se giran a las provincias.

Fricciones y versiones

Al parecer, Delich desoyó los consejos y reparos de los hombres de Economía y con la intención de evitar una profundización de la protesta docente optó por ratificar la continuidad del fondo de incentivo docente.

También Delich adelantó que en el presupuesto universitario 2002 que envió a Economía mantendrá los 1800 millones de pesos que se destinaron en el año actual.

La disputa entre Economía y Educación llegó a un punto de fricción tan elevado que ayer circularon varias versiones de allegados a Delich que amenazaron con una eventual renuncia del joven ministro en el caso de que el Gobierno decida descartar la continuidad del fondo de incentivo docente.

“Si nos cortan el fondo docente nos vamos todos”, expresó a LA NACION un estrecho colaborador de Delich. Empero, el ministro trató de suavizar las versiones de renuncia al sostener que “no voy a condicionar ni presionar a nadie en el debate por el presupuesto”.

Por otra parte, el ministro de Educación propuso una redefinición del fondo de incentivo docente que implicaría una distribución “más equitativa” de esa partida.

Actualmente se distribuyen 60 pesos mensuales por cargo docente. Pero Delich quiere que ese reparto sea más equilibrado entre las provincias que pagan mayores salarios a sus maestros y las que pagan menos. En este esquema, los docentes del noroeste argentino, que reciben un sueldo de 450 pesos mensuales, pasarían a cobrar más dinero por el fondo de incentivo docente, mientras que los maestros dela Patagonia o de la región pampeana, que tienen un promedio salarial de 750 a 1000 pesos recibirían menos. En ningún caso los docentes dejarían de recibir el incentivo, se aclaró.

El futuro de Cultura

En tanto, ayer se conoció la posibilidad de que el Ministerio de Educación se fusione con la Secretaría de Cultura y con el Instituto Nacional del Cine. Fuentes confiables de la Casa Rosada evaluaron esta idea como una alternativa para lograr ahorros presupuestarios y alcanzar el déficit cero.

Por medio de su vocero, Delich dijo desconocer esta propuesta aunque no descartó que “se encuentre en estudio en el gabinete nacional”. Tampoco se opuso a la idea al entender que la fusión de Educación con Cultura “no sería tan traumática”.

Consultado por LA NACION, el secretario de Cultura, Darío Loperfido adelantó que se opondrá a una eventual fusión con Educación aunque aclaró que “por el momento” la dependencia a su cargo “no recibió una propuesta en este sentido”. Dijo que la tendencia a unificar Educación con Cultura “está en retirada en el mundo” y sostuvo que sólo aceptaría una fusión con áreas vinculadas con la producción, como la secretaría de Deportes o la de Turismo.

Las fuentes de la Casa Rosada consultadas deslizaron la posibilidad de que la propuesta de una eventual fusión entre Cultura, Educación y el Instituto del Cine se estuviera trabajando en la Jefatura de Gabinete.

Definiciones

  • El ministro de Educación, Andrés Delich, aseguró que mantendrá el Fondo de Incentivo Docente en el presupuesto 2002. El Ministerio de Economía quiere eliminarlo.
  • “Si nos cortan el fondo docente nos vamos todos”, dijo un colaborador de Delich.
  • El fondo docente asciende a $ 660 millones anuales e implica el pago de $ 60 mensuales a unos 550.000 docentes en todo el país.
  • La intención del Ministerio de Educación es reformular el esquema de pago, con una fórmula más equitativa. Así, las provincias que tienen sueldos más bajos recibirían más recursos.
  • Podría volver la carpa blanca

    La secretaria general de la Ctera, Marta Maffei, expresó ayer su rechazo a la reformulación del Fondo Nacional de Incentivo Docente y advirtió que si se confirma la eliminación de ese beneficio salarial el gremio volverá a instalar una carpa, como forma de protesta.

    “No me parece adecuado quitar el fondo de $ 660 millones, que permite aliviar las penurias de los maestros”, se quejó la dirigente gremial, al ser consultada por LA NACION a raíz del proyecto que se estudia en el Ministerio de Educación para “optimizar” el pago del plus salarial.

    Maffei no fijó plazos para la decisión gremial, que podría ser adoptada por la junta ejecutiva de la entidad. Pero estimó que nunca podría ser antes del 21 de septiembre, dado que entre el 11 de ese mes y esa fecha los docentes participarán de la recorrida que hará la Central de Trabajadores Argentinas (CTA) por 100 ciudades del país, para protestar por el ajuste.

    “Por la vía que vamos no me sorprendería que decidamos instalar nuevamente la carpa”, declaró ayer Maffei, al ser consultada por este diario.

    La dirigente gremial dijo ayer que desconocía la propuesta que está analizando la cartera educativa y aseguró que no ha mantenido reuniones con las autoridades del ministerio.

    ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?