"Quiero hacer una TV de calidad"

Invertirá ahora en la Argentina porque cree que en un año y medio el país se recuperará de la crisis
(0)
22 de junio de 2002  

SAN PABLO.- El empresario paulista José Hawilla acaba de embarcar rumbo a Japón para ver los últimos dos partidos del Mundial. Viajará luego a Rusia para analizar negocios. Y el 20 de julio, cuando regrese, tomará la decisión: con los informes de sus abogados en una mano y su intuición en la otra anunciará si se convierte o no en el nuevo dueño de AzulTV, de Buenos Aires.

"Tengo muchas ganas de comprarlo. Ahora es el momento ideal, porque confío en la Argentina y sé que dentro de un año y medio el país va a estar recuperado", le dijo Hawilla a LA NACION durante una entrevista en esta ciudad.

Hawilla, de 58 años, ex cronista de fútbol, construyó un imperio de los negocios deportivos en América latina con su empresa Traffic, comprando y vendiendo desde espacios publicitarios en los estadios hasta derechos de transmisión televisiva de campeonatos de fútbol en todo el continente. Hoy es multimillonario y asegura que trabaja por puro placer: "Tengo que trabajar, aunque sea por el desafío y no por la necesidad. ¿Si no qué voy a hacer, convertirme en pescador y dedicarme a jugar al golf?"

Antes, una auditoría

Para comprar AzulTV lo único que falta, dijo, es la conclusión del due dilligence, una auditoría interna que se realiza antes de comprar para conocer la situación financiera real de la empresa. "Una empresa que pasó por tres dueños en tan poco tiempo tiene muchas cuestiones legales complicadas que precisan ser estudiadas muy bien", comentó.

Si compra, Hawilla dice que no será el primer empresario extranjero en adquirir un medio de comunicación argentino después de la nueva ley de medios, que impide que un extranjero tenga más del 30% de una empresa de comunicación. "La ley va a ser promulgada, estimo yo, dentro de unos seis meses. Si compro, lo haré mucho antes que eso. Por ahora mi idea es comprar el ciento por ciento del canal."

Para protegerse de otros competidores, Hawilla tiene una opción preferente de compra."Sé que (Mauricio) Macri y (Francisco) de Narváez estaban interesados. Y también Televisa, de México, y SBT, del grupo Santos, de Brasil. Pero nosotros tenemos la preferencia, gracias al pre-acuerdo", aclaró.

Antes de la entrevista, previno: "Tengo un acuerdo de confidencialidad, así que no hablo de ninguna cifra. Tampoco de cifras sobre patrimonio personal".

Hawilla dice que habla una vez por semana por teléfono con su amigo y ex socio Carlos Avila, con quien juega al golf con frecuencia. En Brasil, el apellido Hawilla se pronuncia como Avila. "Nos llamamos tocayos -bromea- ; ahora no tenemos ningún negocio juntos, pero en cualquier momento podemos tenerlo."

Ambos fueron socios en la empresa TYT (Traffic y Torneos), mitad y mitad. Cuando el fondo Hicks, Muse, Tate & Furst compró TYT, Hawilla propuso un enroque: Hicks le cambiaría la mitad de TYT por la mitad de Traffic, en poder del fondo americano. Así, Hawilla dejó de ser socio de Avila, pero se convirtió en dueño absoluto de su empresa.

Con Traffic, Hawilla comercializó los derechos de transmisión de campeonatos como las copas Mercosur y Libertadores de América.

-¿Va a comprar AzulTV?

-Tengo muchas ganas y ojalá que realmente pueda cerrar este negocio. Estamos en due dilligence para estudiar en detalle toda la parte contable y legal, que está muy complicada. Calculo que vamos a terminar el proceso de análisis dentro de unos 20 días.

-¿Es cierto que conversó con Macri para que él entrara junto con usted en el negocio?

-No, no hemos hablado de este tema con él. Me lo encontré hace un año en España. Nos llevamos muy bien, pero no hemos hablado de este tema.

-¿Por qué quiere un canal abierto en plena recesión argentina y con un mercado publicitario en su mínima expresión?

-Porque creo enormemente en la recuperación de la Argentina. Quizá más que muchos argentinos. He leído que algunos creen que la Argentina se va a recuperar en cinco o diez años. Yo tengo seguridad absoluta de que en un año y medio el país va a estar fuera de la crisis. Por eso entro en el negocio, porque es el momento ideal. La Argentina es un país que ya está listo: tiene servicios sanitarios casi masivos, avenidas, hidroeléctricas, buena arquitectura, todo en orden. Depende de una buena gestión económica apenas, pero no precisa ser transformado.

-¿Va a comprar el ciento por ciento de AzulTV o entrará con algún socio?

-Mi idea es comprar todo el canal. Hasta ahora no recibí ninguna otra propuesta de interesados en comprar conmigo. Lo de la ley que impide que un extranjero compre más del 30% de un medio no me afecta, porque la ley será promulgada dentro de unos seis meses, y yo, si compro, voy a comprar antes.

-Se mencionó que quizás entraría en el negocio junto con la TV Record, de la Iglesia Universal del Reino de Dios, en Brasil.

-No, eso es falso. Nunca hablé de este negocio con ellos. Mi único negocio con ellos es venderles producción informativa a través de mi productora, TV 7.

-La compra de Azul TV incluye otros tres en el interior. ¿Cómo será la producción de contenidos en esas plazas?

-El interior está adquiriendo importancia en todo el mundo. Mientras crece la globalización, crece también la regionalización y el interés por contenidos locales. Mi idea es hacer una programación segmentada muy fuerte y local. Las tres emisoras en Mar del Plata, Resistencia y Paraná precisan bastante inversión, porque están muy mal. Mandé un equipo técnico para verlas y quedaron espantados. Pretendemos hacer una programación muy íntima, orientada a la comunidad, con mucha participación. La gente quiere ver TV local, no cosas editadas y frías.

-¿Y qué tipo de TV le gustaría que fuera Azul? ¿Cómo recuperará la credibilidad de un canal que hoy está cuarto en rating?

-Simplemente haciendo una TV de buena calidad. Bastante deporte, que hoy Azul casi no tiene. Y la credibilidad se recupera vendiendo seriedad en los noticieros, con una programación honesta y cumpliendo lo que se le promete al telespectador.

-¿No teme que la gente diga que Azul es "el canal del brasileño" y que eso le juegue en contra?

-No, porque va a ser un canal de argentinos, manejado y producido por argentinos. Nosotros simplemente haremos una inversión. Pero será inversión de brasileños que creen en el potencial de la Argentina.

-Habla muy bien español.

-Español no, porteño (imita el acento porteño). Mi mujer y yo amamos Buenos Aires, donde tenemos amigos y vamos con mucha frecuencia. ¡Ahhh, qué ciudad!

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?