Reflexiones y coincidencias

(0)
28 de septiembre de 2005  

  • Asistencia perfecta. En cuestión de minutos se colmaron anoche las 360 butacas del auditorio del Centro Cultural Borges por personas interesadas en escuchar las reflexiones de Jaim Etcheverry sobre el estado de la educación. Lo certificó el propio Nelson Castro, quien como preámbulo del fecundo y vibrante diálogo que sobrevino después, abrió el juego con una observación: "Nos conmueve ver la cantidad de gente que responde a este importante estímulo que es poder crear un espacio para la reflexión, lo que habla claramente de la necesidad y del interés genuino de muchos argentinos por acceder a espacios donde se privilegie el desafío del pensamiento", señaló.
  • * * *

  • Primera fila. Sentado en primera fila, el escritor y ensayista Juan José Sebreli siguió atentamente las palabras del rector de la UBA. Al concluir la disertación, señaló que fueron más las coincidencias de visión que los disensos que le inspiraron las palabras del orador. "Coincido ampliamente en dos puntos medulares: su diagnóstico sobre la idealización que la sociedad tiene de una etapa biológica de la vida, como es la juventud, y la preeminencia del valor del divertimento por sobre el del esfuerzo", comentó Sebreli.
  • * * *

  • Formar a los padres. Entre el público se encontraba el periodista Bernardo Neustadt, que dijo "estar 101% de acuerdo" con el análisis de Jaim Etcheverry sobre la cultura del facilismo y el descrédito que pesa sobre el conocimiento. "Hay que crear también un colegio para padres", apuntó el periodista.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?