La convocatoria de Juan Pablo II, en Asís. Religiosos de todo el mundo hicieron un llamado a la paz