Réplica del Papa por las acusaciones

En la misa de Ramos, el Papa dijo que Dios proporciona "el valor para no dejarse intimidar por las habladurías"
(0)
29 de marzo de 2010  

ROMA.- Benedicto XVI dio ayer inicio a la Semana Santa más difícil de su pontificado. En el ojo de la tormenta por las acusaciones que llueven contra las altas jerarquías de la Iglesia católica de haber encubierto durante décadas los abusos sexuales cometidos por algunos sacerdotes contra niños, en la homilía de la misa de domingo de Ramos el Pontífice pareció aludir a la crisis al afirmar que Dios proporciona "el valor para no dejarse intimidar por las habladurías de las opiniones dominantes".

Ante 50.000 personas reunidas en la plaza de San Pedro, el Papa señaló que el hombre puede elegir seguir a Cristo o bien "descender hacia la bajeza, hacia lo vulgar; puede hundirse en el pantano de las mentiras y la deshonestidad". Y agregó: "Cristo nos conduce hacia lo que es grande, puro; nos conduce hacia el aire salubre de las alturas: hacia la vida según la verdad. Hacia la valentía de no dejarnos intimidar por las habladurías de las opiniones dominantes; hacia la paciencia de quien soporta y sostiene al otro".

Las palabras de Benedicto XVI -que por primera vez usó el papamóvil para presidir la procesión de las palmas, para que la multitud lo viera mejor-, fueron interpretadas como una elíptica respuesta al escándalo de pedofilia que desde hace unas semanas está sacudiendo a la Iglesia católica y que en algunos casos lo está salpicando directamente. Según las revelaciones del periódico The New York Times , que la semana pasada provocaron un verdadero terremoto, cuando el Papa fue prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe no expulsó del sacerdocio a un cura estadounidense que abusó de 200 niños sordos, con el argumento de que éste se había arrepentido y de que estaba ya viejo y enfermo.

En otro artículo totalmente desmentido por el Vaticano, el mismo periódico también acusó a Benedicto XVI de haber estado informado, siendo arzobispo de Munich, del caso de un sacerdote con un historial de abusos sexuales que volvió a ejercer tareas pastorales en su diócesis, con el resultado de que abusó nuevamente de niños.

Fiel reflejo de lo grave de la crisis, dos cortes federales de Oregon y Kentucky por primera vez admitieron la posibilidad de llevar al Vaticano al banquillo de los imputados. Según reveló el Washington Post , el Vaticano ya apeló ante la Corte Suprema con el fin de bloquear uno de los procedimientos. En Oregon, la acción legal partió de una víctima de presuntos abusos sexuales cometidos por un cura originario de Irlanda, que primero estuvo en Chicago y luego fue trasladado a Portland, siempre acompañado por denuncias de molestias sexuales. La tesis de sus abogados es que "todos los sacerdotes del mundo son empleados del Vaticano, y por lo tanto en última instancia debe responder de sus acciones el Papa. Se trata de una escalada significativa porque hasta ahora en Estados Unidos, donde estalló hace una década el escándalo por miles de casos de abusos, los procesos judiciales habían sido contra sacerdotes, iglesias o diócesis locales.

Protestas en Londres

En este clima, un centenar de personas se manifestaron ayer frente a la catedral católica de Westminster, en Londres, para pedir la dimisión de Benedicto XVI. El primado de la Iglesia católica de Inglaterra y Gales, el arzobispo Vincent Nichols, sin embargo, salió en defensa del Pontífice. "El Papa no va a dimitir y, francamente, no existe ningún motivo fuerte para que lo haga. La realidad es justo la contraria: él es el único que ha afrontado estas cosas y, respecto al papel que ha jugado cuando era cardenal, no ha estado involucrado en ningún encubrimiento", dijo Nichols a la BBC .

En Suiza, en tanto, la presidenta de la confederación, Doris Leuthard, propuso crear una "lista negra" de sacerdotes pedófilos, para que se garantice que nunca más tengan contactos con niños. Y la Iglesia católica austríaca decidió designar a una mujer como "representante independiente" de las víctimas, para indagar sobre casos de abusos sexuales cometidos por miembros del clero.

"Debería repensarse la obligación del celibato para los sacerdotes", destacó, por su parte, el famoso cardenal Carlo Maria Martini, en un artículo salido en el diario austríaco Die Presse . Arzobispo emérito de Milán y figura de renombre del ala progresista de la Iglesia, Martini escribió que "las cuestiones de fondo de la sexualidad deben ser repensadas sobre la base del diálogo con las nuevas generaciones" y que "para reconquistar la confianza perdida deberíamos enfrentar cuestiones básicas".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.