Salen a la venta manuscritos de Borges

Son un ensayo y una crítica jamás publicados; para los expertos no está clara la autenticidad
(0)
3 de diciembre de 2001  

PARIS.- Gigantes literarios, como Jorge Luis Borges, también tienen sus malos días. Esta es la moraleja que deja la lectura de dos manuscritos inéditos atribuidos a su genio que serán subastados hoy en esta ciudad. Aunque su autenticidad es materia de debate entre los expertos.

Uno es un ensayo de puño y letra, de tres páginas, con firma al pie, escrito entre los años 1930 y 1935, con el título "La biblioteca de Robinsón" (palabra acentuada por el autor), para una revista cultural que jamás vio la luz.

Una verdadera rareza, si se tiene en cuenta que Borges dictó a otras personas las tres cuartas partes de su obra, por una ceguera que dio sus primeros síntomas en 1938. Otro dato curioso es el gran número de tachaduras y correcciones que contiene, lo cual contribuye a descubrir la mecánica creativa del autor.

El segundo manuscrito es una crítica dictada en 1935 a su madre, Leonor Acevedo de Borges, con el título "Vindicación del cine hablado". De cuatro páginas, también autografiado al pie y redactado -se asegura- para una frustrada revista.

Los dos textos fueron escritos en similar papel absorbente azul y sin marca de fábrica distintiva. Se venderán en remate público hoy, a las 14, en la prestigiosa casa de subastas francesa Hotel Drouot, tras ser exhibidos al público con dos días de anticipación.

El remate será compartido con 271 ofertas de documentos inéditos de Chateaubriand, Napoleón, Mussolini y la familia Romanoff, entre otros notables, pero los responsables están convencidos de que será Borges el que atraerá los precios más altos. Por el manuscrito original esperan recaudar entre 21.000 y 26.000 dólares. Por la crítica cinematográfica, entre 5800 y 6500 dólares.

Demasiados errores

En su librería Les Neuf Muses (las nueve musas), a la vera del río Sena, Alain Nicolas, curador de la firma Beaussant Lefébre, contratada para hacer la transacción, no quiso dar muchos detalles a LA NACION sobre la procedencia de estos "tesoros literarios".

De su actual propietario se limitó a decir que es "un coleccionista privado argentino a quien Borges le dio personalmente los dos manuscritos, muchos años después de haberlos escrito".

Al preguntársele qué medidas había tomado para probar su autenticidad, Nicolas dijo haberlos colocado al análisis "de universitarios y académicos", cuya identidad no revelará "hasta después de concretada la venta".

"Los dos manuscritos sirvieron de ilustración en un álbum de La Pléiade, dedicado a Borges en 1999, y ésa es una publicación cultural que sabe lo que hace. Esta no es una investigación policial -señaló a LA NACION, con un dejo de indignación-. La ley francesa estipula que el curador es responsable por 30 años de la autenticidad que certifica. De modo que, de ser falsos, yo tendré que devolver el dinero."

Nicolas, especialista en autógrafos, reconocido por la Corte de Apelaciones de París, admitió no conocer a fondo la obra del autor de "El Aleph" ni tener respuesta a las dudas que despierta entre los expertos la lectura de los textos que avala.

LA NACION consultó en Oxford a dos ávidos lectores de Borges, el traductor literario Daniel Waissbein y el profesor del Trinity College Clive Griffin. Ambos encontraron la "letra diminuta y prolija" del primer manuscrito similar a la de otros conocidos de Borges. Pero lo que les inquieta son las faltas ortográficas y la pobreza de estilo.

"Parece un poco descuidado, para una persona acostumbrada a editar textos de otros autores, cometer errores tan serios como colocarle acento a Robinson, algo raro en un hombre que sabía que en inglés no hay acentos y conocía muy bien la obra de Defoe; no acentuar la palabra más en la tercera línea, decir porqué en lugar de por qué y o 3 tomos, cuando lo correcto es ó 3 tomos ", destacó Waissbein.

"La primera oración, el porqué de cada predilección , parece demasiado pedestre; reparticiones de gloria es espantoso y terrible , francamente terrible -agregó Griffin-. El uso del término en paréntesis si preferís es muy argentino, lo que me hace pensar que, de ser genuino, debió de haberlo escrito al principio de su carrera."

El profesor del Trinity College hizo notar que las ediciones del diccionario de Mauthner en alemán son en dos volúmenes y no tres, como señala el mismo texto, y que la 11a. edición de la Encyclopaedia Britannica contiene 29 volúmenes y no "treinta y tantos".

"Borges siempre dijo amar esa enciclopedia y me extrañaría que no lo supiera -destacó-. Quizá se dio cuenta más tarde, y ante la baja calidad del material decidió deshacerse de él."

A Griffin también le sorprendió que Borges hubiera abordado en apenas tres páginas prácticamente todos los temas que signaron su obra, como la noción de la isla perdida, la relación entre el hombre y el Universo.

"Esto puede probar que es un documento falso o justamente lo contrario, porque nunca fue publicado. Yo tengo que dejar mi sentencia en suspenso", concluyó el académico.

Las charlas olvidadas

  • A comienzos de este año, un Borges olvidado ya fue noticia: se editó en CD y publicó en inglés una serie de conferencias que dictó en la Universidad de Harvard y que habían permanecido ocultas durante 30 años. Son más de seis horas de grabaciones, donde el genio literario argentino explica el origen de su poesía y aborda temas tan diversos como Shakespeare, Whitman y el Corán. Pronto, estas charlas serán traducidas al español.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.