Se buscan con urgencia expertos

(0)
21 de febrero de 2015  

Ezequiel Martínez agregó que ellos buscaron acordar pasantías con facultades que dictasen Bibliotecología y se encontraron con que son muy pocas las que funcionan en la ciudad de Buenos Aires y tienen muy pocos alumnos. Las estadísticas le dan la razón.

Ya en 2007 un informe sobre las tecnicaturas superiores de gestión estatal en la ciudad de Buenos Aires advertía sobre la escasa convocatoria que representa esa carrera. En tanto en 2002 eran 514 los alumnos de esa carrera en los institutos de formación superior porteños, para 2006 se habían reducido a 342.

También en la Universidad de Buenos Aires, que dicta Bibliotecología en la Facultad de Filosofía y Letras, los estudiantes que ingresan cada año no son más de cuarenta y representa la carrera menos elegida de las ocho que ofrece esa facultad. En la Universidad de La Plata la situación no es muy diferente.

Allí se inscriben unos ochenta alumnos por año. La directora de esa carrera, Norma Mangiaterra, dijo el año pasado a la prensa que sobre la bibliotecología, a pesar de tener garantizada su salida laboral, "persiste una cuestión cultural, es una disciplina no reconocida a nivel social, a punto tal que si te preguntan a qué te dedicás y decís que sos bibliotecario te responden «ah, prestás libros»".

Se ha perdido entonces la conciencia que tan bien expresaba Borges al escribir, en 1986, que "un libro es una cosa entre las cosas, un volumen perdido entre los volúmenes que pueblan el indiferente universo, hasta que da con su lector, con el hombre destinado a sus símbolos. Ocurre entonces la emoción singular llamada belleza, ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.