Según el Papa, el origen de la crisis es la especulación a corto plazo