Sólo tres de cada diez alumnos de la UBA votan en las elecciones universitarias

Descienden los niveles de participación a la hora de definir autoridades de los centros de estudiantes
(0)
25 de noviembre de 2002  

Por falta de interés, simple indiferencia o como una forma de expresar su desagrado hacia la política tradicional, siete de cada diez estudiantes decidieron no votar en las elecciones que terminaron esta semana en las facultades de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

De acuerdo con los datos suministrados a LA NACION por los centros de estudiantes, en promedio votó el 30% de los alumnos empadronados, con variaciones que van desde un sorprendente 52,9% de participación en la Facultad de Filosofía y Letras hasta un escaso 12,9% en Veterinaria, pasando por 14,1% en Agronomía, 18% en Ingeniería, 25,2% en Ciencias Exactas, 27,5% en Medicina y 29% en Farmacia y Bioquímica.

Las elecciones para renovar las autoridades de los centros de estudiantes este año no fueron obligatorias, lo que ayudó a reducir los porcentajes. No obstante, la mayoría reconoce que la poca participación es una tendencia que viene en aumento y que en varias facultades -como Ingeniería, Psicología y Veterinaria- se acentuó.

En la UBA estudian más de 265.000 alumnos. Contagiados por el clima apolítico generalizado, preocupados por repartir el tiempo entre estudio y trabajo, la mayoría de ellos sólo ve consignas vacías en las carteleras que pueblan los pasillos de las facultades.

Ni siquiera el crecimiento de agrupaciones independientes y de izquierda, que promueven la renovación de las prácticas políticas tradicionales, logra entusiasmar a los estudiantes.

Este año, Franja Morada vio derrumbarse su tradicional hegemonía: sólo logró conservar Ciencias Económicas, en elecciones con denuncias de fraude y abstenciones, pero los cambios no llevaron más estudiantes a las urnas.

Al buscar razones de la abstención persistente, los dirigentes estudiantiles culpan al descreimiento general en la política partidaria, metida de lleno en la universidad, y llaman la atención sobre una cara alternativa: muchos estudiantes buscan canalizar sus inquietudes en nuevos espacios, como en actividades solidarias.

Expresión de protesta

"Este año se desató un estado de ánimo apartidario y apolítico en toda la sociedad; no votar es una expresión política de ese desacuerdo", interpretó ante LA NACION Pablo Gordon Daluz, presidente del centro de estudiantes de la Facultad de Derecho, donde por primera vez este año se impuso el socialismo y votó el 36,6% de los estudiantes empadronados.

Para Gordon Daluz, "la militancia ya no pasa por los partidos políticos, sino que se expresa en discusiones en otros espacios y en sumarse a actividades concretas, que en los partidos se identifican más con el clientelismo que con la solidaridad", dijo.

En Psicología, donde votó el 34,6% de los estudiantes y ganó nuevamente un frente de izquierda e independientes llamado EPA, con el 49,29% de los votos, se distinguen entre los estudiantes dos grupos marcados: "Una mayoría pasiva y apática, que dice que a la facultad viene a estudiar, y nuevos sectores que buscan alternativas a las agrupaciones tradicionales para sumarse", dijo Hernán Scorofitz, presidente reelegido del centro.

El dirigente conserva una mirada positiva: "Está creciendo el grupo que quiere hacer algo. Nuestro desafío es eliminar la idea de que los centros de estudiantes son sólo gestores de servicios, sino también espacios de participación", dijo.

En Veterinaria, en tanto, la agrupación independiente Evet se impuso cómodamente con el 82,26% de las voluntades, pero sólo votaron 593 personas de un padrón de 4600.

"Sería mejor para nosotros tener la mitad del apoyo, pero con una base del doble de gente", reflexionó Sebastián Guerreiro, presidente electo. Según contó, "la mayoría de los estudiantes no participa, dice que no tiene tiempo. Les importa el estudio individual, hay poco compromiso personal y no se ven como protagonistas que puedan cambiar las cosas."

En el otro extremo, la Facultad de Filosofía y Letras asombró con un alto grado de participación, que incluso superó al del año último. "Esta es una facultad muy politizada y a partir del 20 de diciembre del año último vemos que se acercó gente interesada en la política que antes no participaba", contó Ayelén Crapanzano, presidenta del centro, que nuevamente retuvo el Frente Amplio Estudiantil (una alianza de partidos de izquierda), con el 31,03%.

Optimista, la dirigente cree que "hay un descreimiento que trasciende la universidad, pero si se abren espacios, la gente se suma. Durante la hegemonía de Franja Morada se convenció a los estudiantes de que los centros eran expendedores de servicios, ahora tenemos que reformularlos".

Paradojas de la política, desde Franja Morada -dicen- opinan lo mismo. "Las agrupaciones estudiantiles tenemos que hacer una autocrítica y empezar a responder a lo que quieren los estudiantes. Hay que involucrarlos de maneras nuevas como, por ejemplo, mediante consultas, plebiscitos y el presupuesto participativo", afirmó Emiliano Yacobitti, radical y presidente de la Federación Universitaria Argentina (FUA).

"La gente tiene ganas de participar pero no quiere sentirse manipulada. El voluntariado creció mucho este año, quieren ver acciones tangibles y no sentirse usados", reflexionó.

Testimonios / Razones para una decisión

  • Romina Dalfabro (Medicina)

    "No voté porque me parece que los militantes no hacen nada, la mayoría ni siquiera pasó primer año y hace diez que están en la facultad."
  • * * *

  • Francisco Martín (Medicina)

    "Voté para darles una mano a los militantes nuevos, que estudian y están tratando de hacer algo distinto."
  • * * *

  • Estanislao Sofía (Letras)

    "No voté porque hay muchas alternativas, pero todas se oponen a algo sin proponer nada en positivo."
  • * * *

  • Hernán Corral (Económicas)

    "No voté porque creo que mi voto no sirve, y a los que voto no son opción de algo. Tengo la sensación de que las elecciones son sólo para llegar al poder, pero no para trabajar por los estudiantes. Están totalmente desvinculados de lo que nosotros necesitamos."
  • * * *

  • Mariana (Antropología)

    "Este año voté. No lo hago todos los años y no hay muchas alternativas, pero hay que participar."
  • * * *

  • Romina (Bioquímica)

    "No voté porque no sabía a quién elegir. Pasaron por los cursos, pero lo único que hacen es criticarse unos a otros y no sabés quién dice la verdad."
  • * * *

  • Laura Morano (Odontología)

    "Voté porque se postulaban mis compañeras y me pidieron apoyo."
  • * * *

  • Carla Torelli (Económicas)

    "No voté porque no me interesa cómo se maneja la política en la facultad. ¿Para qué votar de nuevo si el año pasado lo hice y siguen estando los mismos?"
  • MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.