Tareas en el verano por los paros docentes

Intentan recuperar 40 días perdidos
(0)
15 de diciembre de 2001  

LA PLATA.- Unos 3000 alumnos de la escuela anexa Joaquín V. González, que depende de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), tendrán una ardua tarea durante el verano: deberán completar dos cuadernillos con ejercicios de lengua y matemática.

La medida fue adoptada por las autoridades del colegio debido a que en ese establecimiento se perdieron este año 40 días de clases por los recurrentes paros docentes.

Los alumnos de la escuela anexa deberán presentar los ejercicios resueltos ante sus nuevos maestros al inicio del próximo ciclo lectivo, que comenzará en la primera semana de marzo.

"La idea es que durante las vacaciones los chicos refuercen los contenidos básicos de un año irregular", explicó la directora del colegio, María Cristina González.

Las tareas encomendadas no afectarán la promoción de los alumnos. "A comienzos de año se tomará un prueba diagnóstica, pero su resultado no influirá en la nota final de los alumnos", precisaron las autoridades.

Los cuadernillos contienen 25 ejercicios de lengua y otros 25 de matemática, y fueron confeccionados por un equipo interdisciplinario del colegio. Entre las tareas de verano hay problemas aritméticos basados en casos concretos de la realidad.

Padres, en contra

La iniciativa de las autoridades de la escuela anexa fue cuestionada por un grupo de padres, que consideró que los chicos no tienen que realizar tareas extras por los paros docentes.

"No está de más reforzar los conocimientos, pero las vacaciones son para descansar. Los chicos no tienen por qué pagar las consecuencia de las medidas gremiales", explicó María Alaye, madre un varón que cursa segundo año de la educación general básica (EGB). Y añadió: "En años anteriores, este tipo de deberes sólo era dado a los alumnos que andaban muy mal y que podían repetir. Ahora, si bien mi hijo pasó de año tendrá que completar ejercicios que no sabe si son obligatorios".

Mariana Segura, madre de dos chicos que cursan el preescolar y el quinto año de la EGB, respectivamente, aseguró: "Es natural que los alumnos refuercen los contenidos que quedaron flojos. Pero a mi hijo mayor no le fue tan mal como para recibir deberes".

Según Marta Rodríguez, madre de una chica que cursa el sexto año, su hija no tuvo problemas para aprobar todas las asignaturas. "Aunque fueron 40 los días de clases perdidos por la huelga, el rendimiento final de los alumnos fue parejo."

Origen del conflicto

El paro que durante 40 días se extendió a los tres colegios que depende de la Universidad Nacional de La Plata se originó como consecuencia directa del ajuste del 13% en los salarios que impulsó el gobierno nacional en toda la administración pública.

En la escuela anexa, la medida de fuerza tuvo una singular repercusión, ya que los padres presentaron una denuncia penal contra los maestros que habían decidido no dictar cátedra.

A raíz de esta denuncia las autoridades decidieron extender dos semanas el ciclo lectivo 2001 y terminar las clases ayer.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.