Tics modernos

Una antología de cuentos de jóvenes narradores pone en cuestión temáticas, consensos y formatos preestablecidos a la vez que permite seguir las pistas de obras en proceso
Daniel Gigena
(0)
12 de abril de 2013  

Diecinueve cuentos (pero veintún autores) conforman esta nutrida antología de Outsider, en la que participan firmas reconocidas y otras en proceso de afianzamiento. El jurado integrado por Patricia Kolesnicov, Patricia Suárez y Patricio Zunini recibió el encargo de seleccionar tres cuentos que serían acompañados por los otros, pedidos por encargo. Sin una definición estricta de "lo raro", la mayoría de los cuentos incluidos destaca la rareza por el tema elegido, la variedad de personajes (de enanos rusos a top models rollizas), el uso de la segunda persona, la inflación del monólogo interior o la cantidad de autores por cuento ( "Los años perdidos", de Agustina Paz Frontera, Lara Segade y Valeria Tentoni, sobresale con una narración impávida sobre la maternidad de Molka, controlada por un ministerio estatal en un futuro cercano). Sin embargo, desde el punto de vista formal hay pocas sorpresas, salvo quizá las que aportan Martín Felipe Castagnet con "La próxima Unión Soviética", Gustavo Di Pace con "Dios guarde a Vuestra Señoría" y, por supuesto, Gabriela Cabezón Cámara (con "Primavera árabe", una suerte de crónica de arrabal de la mecha que hizo estallar la rebelión tunecina) y Fernanda García Lao con un diálogo agónico y agudo.

Como en cualquier antología, cartografía del estado actual de una literatura, se pueden establecer series, contrapuntos, regularidades y tics. Así es posible emparentar el cuento de García Lao con el de Valeria Iglesias, en el que un personaje femenino se abisma en un metarrelato, del que obtendrá la clave para zafar de un final temido. El diálogo de Enfermedad y Celia escrito por García Lao –especie de autor bifronte mezcla de Luciano de Samosata y Copi– reverbera en "Los días y las noches". Hay autores que ceden la voz protagónica a los niños: Luciana De Luca imagina una escena de iniciación sexual de una niña proletaria en Chapadmalal; Gonzalo Unamuno pone por escrito esa voz en "Trabajo práctico nº 2". Las fugas temporales, teñidas por la ciencia ficción o la crónica histórica, dan paso a oscuras fábulas sobre la sociedad, la antropofagia y la destrucción de los ancestros. "Los Bicentenarios", de Juan Carlos Almada, sitúa a un famélico entre seres sobrenaturales que "han renunciado a la memoria. Quieren olvidar, pero no pueden; el pasado los domina", y que todas la noches destruyen ídolos y altares. "Los cautivos", de Nicolás Correa, narra otra clase de supervivencia en tiempos de la conquista española. En ambos, una escritura etnográfica invade las inflexiones y el punto de vista de personajes en riesgo de muerte.

Algunos estereotipos culturales suelen atravesar la imaginación narrativa. En uno de los cuentos ganadores del concurso, "Una tragedia rusa", de Diana Da Silva Santos, enanos rusos, ex patinadores de circo, se ven envueltos en un ajuste de cuentas del que participa incluso un párroco demasiado apegado a las ofrendas. "Para desvestir santos", de Ingrid Proietto, repasa con pulso humorístico el afán de una joven soltera por conseguir marido con la ayuda de un best seller. Otro de los cuentos ganadores, "Asdrúbal y Encarnación", de Juan Pablo Goñi Capurro, se presenta como la serie de pasos para escribir un cuento sobre un desenlace amoroso. Muy atento a las instancias que rodean la literatura (de manera perjudicial, a criterio del narrador), la historia de la imposibilidad de escribir una historia efectiva no deja títere con cabeza: los jurados, las editoriales, la carrera de Letras. Completan la edición del libro que –como diría un eslogan publicitario– tiene humor, sexo, ciencia ficción y denuncia social un clip verbal de Ana Ojeda sobre el pan y circo contemporáneo de la televisión argentina, un mix de diálogos de Cristian Godoy (quizás el autor que trata con mayor ternura a sus personajes), otra pequeña obra maestra de Gilda Manso, el monólogo de un contador de chistes de oscura prosapia (y lengua soez) de Patricio Elsegui, un relato de Alejandro Soifer (el tercer ganador del certamen) que semeja una versión en escala reducida de las novelas neuróticas de Daniel Guebel y un texto de Enzo Maqueira sobre un fatal contagio de clases en los pagos de Hebe Uhart.

Cuentos raros

  • AUTORES VARIOS

    Outsider

    216 páginas

    $ 70
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.