Un árbol azotado por el viento

En el Centro Cultural Borges, se exhibe la muestra El hombre de las preguntas difíciles , que el crítico y documentalista Stig Björkman consagra a la vida y la obra del cineasta sueco
(0)
26 de diciembre de 2009  

En el Centro Cultural Borges, la exposición El hombre de las preguntas difíciles (título que alude a una frase de Woody Allen) recorre la vida y las obsesiones de Ingmar Bergman. La trayectoria del cineasta sueco es presentada por medio de una moderna estructura que se asemeja a un árbol castigado por los vientos de la isla de Farö, de cuyas ramas penden cinco pantallas de plasma sobre las que se proyectan entrevistas, instantes de rodajes, fragmentos de films, críticas y libros. Con la muestra, presentada por el Instituto Sueco en colaboración con la Embajada de Suecia en Buenos Aires, también ha llegado uno de sus creadores, el crítico y documentalista Stig Björkman. "A Bergman lo conocí gracias a la revista Chaplin , que editábamos a fines de los años sesenta en Estocolmo -dice Björkman a adncultura -. Quisimos con un colega realizar un libro que estuviera en la línea de El cine según Hitchcock de François Truffaut. Con esa idea en mente, fuimos a verlo y aceptó con muy buena predisposición participar. Tuve cuatro décadas de sincero diálogo con él y, finalmente, hicimos otro libro en 1990, cuando lo entrevistamos de manera conjunta con el realizador Olivier Assayas para Cahiers du Cinéma. "

Bergman nació en Uppsala el 14 de julio de 1918, hijo de Karin Äkerblom y Eric Bergman, pastor protestante y capellán real. Su libro de memorias Linterna mágica se detiene en los temores y traumas de la infancia y en la férrea disciplina familiar. De allí que sus tempranas obras sean cuestionamientos constantes a toda autoridad moral, en películas como Tortura , Crisis , Prisión o La sed . "Uno no puede cortar sus raíces, porque entonces se separaría de los elementos formativos del fundamento de la propia crianza. Uno tiene que admitir y aceptar que es de cierta manera, y luego intentar mantener un curso sólido a través de un mar oscuro y extremadamente tumultuoso, que se mueve y salpica alrededor", explica Bergman desde una pantalla rodeada por las olas de la costa de la isla de Farö que, fotografiadas en blanco y negro, sirven de marco a la instalación.

Amante de la lírica de la naturaleza, en Un verano con Monika envolvió en un paradisíaco entorno a la subyugante protagonista, interpretada por Harriet Andersson, una de las "musas bergmanianas" por excelencia. Rodado en tiempos de otras películas suecas igual de exitosas y provocativas, como Las hijas del mercader de caballos y Un solo verano de felicidad , el film de Ingmar Bergman no omite su fascinación por lo trágico e indaga todo aquello que, en la experiencia de la relación de pareja, se esconde por debajo del romanticismo. En el corto de Björkman Imágenes desde el patio , Bergman explica así su deslumbramiento: "No podía haber hallado a otra para interpretar a Monika. Me sentía muy atraído por Harriet, era increíblemente hermosa. Nunca conocí a ninguna chica que irradiara un encanto erótico tan desinhibido como Harriet". Bergman nunca estuvo en la Argentina, pero una instantánea devuelve la sonrisa eterna de Andersson firmando autógrafos en el primer Festival de Cine de Mar del Plata, organizado por los críticos argentinos de hace medio siglo.

El documental de Björkman, que tuvo proyección completa en la inauguración y cuyos fragmentos más salientes pueden verse en la muestra, demandó años de cuidada revisión de cientos de rollos de película que el propio Bergman había filmado como trastienda de sus grandes realizaciones. Björkman explica: "En los años 50, Bergman había comprado una cámara amateur de 9.5 mm que le permitía rodar un backstage muy divertido. Este material, junto con decenas de guiones, libros y hasta enseres domésticos fue donado por él cuatro años antes de morir a la Ingmar Bergman Foundation. Gracias a que Martin Scorsese se interesó profundamente, pudimos preservar el conjunto de esas películas que muestran cómo era la ´cocina´ de sus grandes obras".

En paralelo a la exposición se desarrolla un ciclo que realiza un recorrido cronológico de las fundamentales creaciones del recordado director sueco. El lunes se proyectará Gritos y susurros y en días sucesivos se exhibirán La flauta mágica , Sonata otoñal , Fanny & Alexander y Saraband , su arrollador testamento audiovisual que transcurre en la casa de la isla de Farö donde habitó por décadas: "La casa con su mobiliario original estaba en venta, pero pudo ser comprada con el objetivo de que sirva como residencia para que los cineastas tengan un espacio donde pensar en sus proyectos", cuenta Björkman.

La proyección en DVD no permitirá disfrutar plenamente de uno de los trabajos de fotografía más importantes de la historia, el de Sven Nykvist en Fanny & Alexander , pero la narrativa por la que se definió a Bergman como el "dramaturgo cinematográfico" del siglo XX está presente. La magnífica primera escena del teatro de marionetas con que se abre la película enseña lo maravilloso y trágico del devenir demostrando que, si bien cotidianamente el hombre piensa lo contrario, sólo pueden tensarse las cuerdas de esas marionetas frágiles que representan la existencia humana.

Pocos cineastas plasmaron de manera tan contundente como Bergman la angustia del ser humano, en una búsqueda desesperada de interpretarla. Preguntas que rodean la existencia enfrentándola al misterio insondable de la muerte, como un espejo donde la vida se mezcla con la fantasía sin perder lo infinito de su profunda verdad y belleza. Inquietudes transformadas en memorables películas que no ignoran la subjetividad del cineasta y culminan sirviendo de refugio ante tendencias estéticas y el paso de los años. La inevitable ausencia del formidable director, que murió el 30 de julio de 2007 en su casa de la isla de Farö, provocó en sus espectadores un sentimiento de orfandad. Pero aunque Bergman no podrá seguir indagando el sentido de la vida, la vastedad de sus reflexiones unidas a un monumental legado permite un insospechado y nuevo acercamiento. Su admirable obra posibilita descubrir caminos que, en su desolación y en su grandeza, muy probablemente nunca se terminen de recorrer.

© LA NACION

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.