Un conflicto inadvertido

Andrés Criscaut
(0)
12 de diciembre de 2009  

A sangre y fuego

Por Enzo Traverso

Prometeo

TRAD.: Miguel Ángel Petrecca

298 Páginas

$ 59

En un acto de conmemoración en Italia, un ex comunista equiparó "la buena fe" de los "muchachos de Saló", la efímera república fascista de quienes lucharon junto con los nazis entre 1943 y 1944, con la de los partisanos de izquierda de la resistencia. En España, un ex soldado de la División Azul, grupo de voluntarios franquistas que integraron la Wehrmacht alemana contra la URSS, acompañó a los Reyes en una ofrenda a los muertos, junto con ex combatientes republicanos. El prolífico y quirúrgico historiador italiano Enzo Traverso (ex militante de Poder Obrero, actual docente en Picardía y en la prestigiosa École des Hautes Études en Sciences Sociales de París) levanta varios decibles el tono de esa interesante y sostenida línea de pensamiento: "Ante 20 años de regresión historiográfica [...], y en un momento que no se presta para una historización desapasionada y crítica [...], se trata de impedir que nuestra sensibilidad postotalitaria nos lleve a transformar una categoría ético-política (humanitaria) en una categoría histórica, pensando que la condena moral de la violencia puede reemplazar su análisis e interpretación".

Como ya hizo en La violencia nazi o El totalitarismo: historia de un debate, Traverso toma posición y da un paso al costado, pero sólo para vencer al adversario por medio de fundamentos y contextualizaciones. Así ocurre en A sangre y fuego. De la guerra civil europea 1914-1945, en donde las interpretaciones del comunismo y el fascismo, pero también de los nacionalismos, los totalitarismos y las "resistencias" son revisadas y analizadas dentro de un contexto y una perspectiva europea integral que permite salvar y corregir controversias, anacronismos y "morales execrables".

Este nuevo trabajo, por su enfoque unificador, plasma una visión conjunta y coherente de un período de la historia europea, el que va de 1914 a 1945, hasta ahora percibido como discontinuo. Esta "segunda guerra religiosa de los Treinta Años" total, mecanizada y de exterminio impersonal entre diferentes versiones del mundo y modelos de civilización dislocó radical y masivamente fronteras, gobiernos y sociedades. Aunque la gran mayoría de los capítulos de A sangre y fuego pueden ser leídos en forma independiente, el resultado final es un llamado de atención que no deja campo sin explorar (político, pero también cultural, literario, legal, filosófico) de esta "guerra civil europea mundializada". Su urgencia radica en alejar la idea de que todos los valores fueron lo mismo, de que todos los muertos son iguales. Aunque puede polemizarse sobre el "fin de la historia", lo que está fuera de discusión es lo intolerable de su adulteración.

© LA NACION

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.