Un controvertido decreto afecta la TV privada

Duhalde autorizó a los gobiernos provinciales a abrir canales de televisión abierta y emisoras AM
(0)
21 de mayo de 2003  

A escasos cinco días de dejar el poder, el presidente Eduardo Duhalde dictó el decreto de necesidad y urgencia (DNU) N° 1214/03 -publicado ayer en el Boletín Oficial-, que ha puesto a la industria de los medios audiovisuales en alerta rojo.

A través de la norma, el Gobierno modificó el artículo 11 de la ley 22.285 y autorizó a las administraciones provinciales a tener un canal de TV abierta y una radio AM, y a los municipios a disponer del servicio radiofónico en FM. El hecho se agrava porque la norma habilita la emisión de publicidad.

El decreto de Duhalde hizo recordar el controvertido 1005/99 firmado por el ex presidente Carlos Menem cuando a escasos días de abandonar la presidencia convalidó la existencia de la "cadena radiofónica", que autorizaba a las licenciatarias a disponer de varias emisoras en una plaza, y que luego fue derogado por el gobierno de De la Rúa.

Sin embargo, el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) -autor del DNU de Duhalde- nada hizo durante la gestión de Carlos Caterbetti para desmadejar el entuerto existente en torno de CIE, el grupo mexicano de medios que tiene nueve emisoras (entre AM y FM) en Buenos Aires.

Hasta el momento, el artículo modificado admitía sólo en forma excepcional que las provincias prestaran el servicio de TV abierta. De hecho, hay varios distritos que cuentan con canales abiertos, muchos de los cuales emiten en forma clandestina y sin autorización del Estado.

Mediante un comunicado de la Asociación de Telerradiodifusoras Privadas (ATA) y la Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentinas (ARPA), titulado "Sorpresivo ataque a la radiodifusión privada", la industria audiovisual denuncia que la urgencia de la decisión de Duhalde "parece atender a requerimientos de los jefes políticos provinciales y municipales en una forma de absoluta excepción".

El comunicado pregunta: "¿No sería mejor que los gobiernos provinciales y municipales se dedicaran a atender las necesidades primarias de la población en lugar de querer tener medios propios para las futuras campañas en ciernes?" La pregunta del comunicado no es azarosa, pues desde el mes próximo y en distintas fechas se realizarán elecciones para elegir gobernadores e intendentes.

Consultado Caterbetti, dijo: "Es injusta la queja de la TV. Hay 19 provincias que ya tienen canales abiertos y había que normalizar la situación. Los canales 13, 9, 2 y Telefé se quejan porque Duhalde no firmó la prórroga de las licencias por diez años más. Pero eso lo hará Kirchner, porque ya está hablado con Duhalde". Otras fuentes señalaron que las provincias con canales abiertos son 13. Muchos de ellos emiten en forma ilegal.

El funcionario señaló que en los lugares donde haya radios AM privadas, el gobierno provincial no podrá abrir una emisora. ¿Por qué no hicieron lo mismo en el caso de la TV privada?, preguntó LA NACION. Caterbetti respondió: "Porque el mercado de la radio es más abierto".

En la Argentina no se llama a un concurso abierto para nuevas licencias de TV por aire desde hace 25 años.

Ayer, Carlos Fontán Balestra, presidente de ATA, dijo que la posibilidad de que haya "un ATC en cada provincia perjudicará el mercado publicitario con tarifas más baratas y aumentará el papel del Estado. Esos canales se llenarán de empleados públicos".

Y el presidente de ARPA, Edmundo Rébora, coincidió con Fontán Balestra en que el decreto presidencial encuentra a la industria audiovisual en su peor momento.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.