Narrativa extranjera. Un depósito de epifanías