Un dramaturgo británico ganó el Nobel de Literatura