Suscriptor digital

Un lugar de retiro para ejecutivos

(0)
29 de agosto de 2000  

GLENDALOUGH, Irlanda.- Ejecutivos estresados deberían olvidar los spa y seguir los pasos de un santo irlandés que vivió hace 1400 años. Ese es el consejo del padre Sean O´Toole, párroco de San Kevin, Irlanda, y responsable del movimiento destinado a rejuvenecer un antiguo centro de espiritualidad.

O´Toole espera que los ajetreados ejecutivos puedan emular a San Kevin, quien, cerca del año 520, dejó atrás una vida de riquezas y lujos para vivir como un ermitaño en una cueva en Glendalough, un bellísimo paraje en las afueras de Dublin.

San Kevin fundó allí un monasterio, que floreció como centro de espiritualidad y aprendizaje durante más de 600 años, atrayendo peregrinos de todo el mundo.

El monasterio hoy está en ruinas, pero O´Toole y su equipo están construyendo un complejo de ermitas para retiros en las cercanías, y el sacerdote espera atraer a los capitanes de la industria para darles un respiro lejos de las exigencias del mundo de los negocios de hoy.

"Buscamos traer gente atrapada en el torbellino de los negocios, para darles la oportunidad de sentar raíces en algún tipo de espiritualidad", explicó. Y agregó que es "un magnífico lugar para lograrlo".

Las primeras cinco ermitas están construidas en lo alto del valle, separadas de las ruinas del monasterio, cerrado en el siglo XVII, que a menudo están llenas de visitantes.

El silencio se corta por el piar de los pajaros, y computadoras portátiles y teléfonos celulares están prohibidos. Pero O´Toole no desprecia la tecnología: tiene el sitio http://www.glendalough2000.com. "Creo que la gente está buscando algo más; hay sed de espiritualidad", dice.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?