Un obispo noruego admitió haber abusado de un menor