Opinión. Un país partido al medio