Una multitud veneró a la Virgen