Opinión. Una obligación cívica