Una serie de disparos silenciosos que abren el camino hacia la paz

Crédito: Patricio Pidal/AFV
Silvina Premat
(0)
23 de abril de 2019  

Con su mano blanca y experta en disparar fotos, Dominique Roger acaricia la imagen de una mano negra y ajada por el trabajo que sostiene un cuaderno. "Esta mano es adorable", dice con la mirada fija en esa fotografía que ella misma tomó hace casi medio siglo, en Etiopía, y que integra la muestra "Un camino hacia la paz", que se inaugura hoy en el Espacio Cultural de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). El libro del mismo título, con unas doscientas escenas registradas durante tres décadas de viajes por el mundo, se presentará el sábado en la Feria del Libro de Buenos Aires.

La imagen favorita: "Es adorable esta mano", dice la francesa Dominique Roger mientras acaricia los dedos que se ven en la fotografía. "Para mí esta imagen representa la convergencia entre el mundo del trabajador rural y su deseo de aprender a leer y escribir"
La imagen favorita: "Es adorable esta mano", dice la francesa Dominique Roger mientras acaricia los dedos que se ven en la fotografía. "Para mí esta imagen representa la convergencia entre el mundo del trabajador rural y su deseo de aprender a leer y escribir" Crédito: Dominique Roger

Roger fue fotógrafa de la Unesco entre 1965 y 1992; en ese período tomó unas 17.000 imágenes en 135 campañas de alfabetización de 77 países. Entre 5000 de esas fotos se seleccionaron las que ahora se publican en el volumen Un camino hacia la paz. Son las de mejor calidad técnica y simbólica.

"Quería demostrar que hay comunicación y denominadores comunes entre gente que no comparte el mismo idioma ni la misma cultura ni nada; el contacto, la relación, puede existir sin la palabra. En mis numerosas misiones muy a menudo no podía hablar con la gente del lugar porque desconocía su idioma, pero podíamos sonreír, podíamos tomarnos de la mano, besarnos", explica Roger en diálogo con LA NACION.

Gaza, 1965. "Dos jóvenes estudian en cuclillas a centímetros del mar, durante el tiempo que les daban en el trabajo para estudiar. La clase se dictaba allí, en la playa, sin mesas ni sillas; es el mismo lugar donde trabajaban y hasta donde muchos de ellos llegaban a pie, descalzos, desde varios kiló
Gaza, 1965. "Dos jóvenes estudian en cuclillas a centímetros del mar, durante el tiempo que les daban en el trabajo para estudiar. La clase se dictaba allí, en la playa, sin mesas ni sillas; es el mismo lugar donde trabajaban y hasta donde muchos de ellos llegaban a pie, descalzos, desde varios kiló Crédito: Dominique Roger

No es la primera vez que el público argentino accederá a la obra de esta artista: en 2011 presentó en el Centro Cultural Recoleta su retrospectiva "De lo concreto a lo imaginario" y fue nombrada ciudadana ilustre de la ciudad de Buenos Aires. Al año siguiente, la Villa Ocampo fue sede de su exposición "Calle de mujeres".

"El único medio para llegar a la paz es estar educados -dice la francesa, a partir del nombre de la muestra-. Sin educación uno se queda ciego, encerrado en sus ideas. La educación es sinónimo de apertura, de respeto de las diferencias, de tolerancia y de curiosidad; es el arma pacífica para poder alcanzar la paz".

Etiopía, 1971. "Esta escena representa la relación de la naturaleza con el acceso a la educación. Muestra una escuela al aire libre, en medio de un paisaje maravilloso. Los alumnos estaban un poco más dispersos y solamente le pedí al profesor si podía juntarlos"
Etiopía, 1971. "Esta escena representa la relación de la naturaleza con el acceso a la educación. Muestra una escuela al aire libre, en medio de un paisaje maravilloso. Los alumnos estaban un poco más dispersos y solamente le pedí al profesor si podía juntarlos" Crédito: Dominique Roger

Escribe en el epílogo del libro: "Las diferencias culturales, sin negarlas ni compartir necesariamente sus convicciones, para mí no han sido contradictorias, sino más bien complementarias". Y retoma en el diálogo: "Complementarias, porque son una invitación a abrir el espíritu de cada uno, y ese abrirse y querer aprender del otro implica querer comprenderlo y querer amarlo".

"Esta niña iraní, en 1965, me hizo divertir mucho -recuerda Roger-. Yo le hablaba y ella no entendía, pero se daba cuenta de que la estaba fotografiando, entonces se metía dentro del libro como si estuviera leyendo"
"Esta niña iraní, en 1965, me hizo divertir mucho -recuerda Roger-. Yo le hablaba y ella no entendía, pero se daba cuenta de que la estaba fotografiando, entonces se metía dentro del libro como si estuviera leyendo" Crédito: Dominique Roger

¿Qué la ayudó a ella a mantenerse en esa actitud de apertura? Su profesión. "Mi métier, mi oficio, es la curiosidad; la fotografía te invita a ir hacia el otro, a comprender al otro, a crear una relación con el otro aun sin palabras. No necesitamos hablar. La simpatía y la empatía son los métodos, los modos de diálogo". Silenciosos disparos de cámaras sobre actos educativos que ella concibe como "un camino hacia la paz".

La portada del libro de Dominique Roger (Alamo Consultants) que recoge más de treinta años de trabajo por el mundo en imágenes
La portada del libro de Dominique Roger (Alamo Consultants) que recoge más de treinta años de trabajo por el mundo en imágenes Crédito: Dominique Roger

Para agendar

"Un camino hacia la paz". Hoy, a las 18, inauguración de la muestra en Paraguay 1514. Hasta el 7/5.

El sábado, a las 14, presentación en la sala Sarmiento de la Feria del Libro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.