Una visión caótica del mundo

OXIDACION Por Aníbal Ford-(Norma) -134 páginas-($ 23)
(0)
18 de mayo de 2003  

Mientras examina una foto satelital de las Salinas Grandes, Viator recuerda su encuentro en ese lugar con personajes como el Coya y el DT Domínguez. Alrededor de esta reunión secreta, ordenada por el misterioso Machlup Eden, gira "Viator", la más extensa de las narraciones que componen Oxidación y que ocupa la mitad del libro. En ninguna de ellas se propone un argumento con desarrollo y resolución definidos; tampoco hay una pretensión de verosimilitud ni de tiempo cronológico.

Un viajero asume el relato de "Oxidación", en la Patagonia: primero desde un puesto rural y luego a bordo del sidecar de una moto que lo lleva a la ignota ciudad de Sutran City, mientras reflexiona sobre distintos temas y cita unos párrafos del informe de la Comisión Científica de la expedición de Roca. El final cuenta con una vuelta de tuerca humorística: "El narrador pensó que esta historia se transformaba en un western o en un road movie de cuarta y decidió retirarse del relato".

"Oxidación" incluye dos "seudoanexos": "Una leve oscuridad" continúa el viaje a través del Sur con pequeñas anécdotas. "Del orden de las coníferas" habla de Evaristo, un hombre que vive en el monte y se dedica a hacer "objetos sin sentido" con material que recoge de los basurales.

"Poscriptum: salmos" comprende "El imbécil pozo de la noche", cuyo escenario es una isla del Delta y trasunta una atmósfera apocalíptica; y "Al fin andar sin pensamiento", texto en el que unas fotos de Buenos Aires de principios del siglo XX provocan en un tal Malcolm una "fuerte repugnancia por el tiempo".

Detrás del desafiante hermetismo de Oxidación fluctúan ráfagas de ideas e impresiones, como piezas de un elusivo rompecabezas que Aníbal Ford ha elegido dejar dispersas para expresar una visión caótica del mundo en la que imperan el absurdo y la falta de un propósito. Nunca se arriba a la certeza de algo y ese frustrante viaje mental se corresponde con las excursiones hacia ninguna parte de "Viator" u "Oxidación", reforzadas por los inhóspitos paisajes de la Puna y la Patagonia. El título del libro parece simbolizar la amenaza de muerte que se cierne sobre la existencia humana en todos sus niveles. Las referencias a episodios de la historia de nuestro país transmiten una angustia por la supervivencia de la Argentina como nación y van construyendo un sombrío panorama de violencias mediante eslabones de metáforas.

Las imágenes de destrucción continúan con la explosión del misil que irrumpe en "El imbécil pozo de la noche" y en la enigmática sangre que tapa las fotos de "Al fin andar sin pensamiento". En conjunto, sugieren que tanto las historias individuales como las colectivas -con sus recuerdos y testimonios- están condenadas a desaparecer y, en ese contexto, carecen de significado y de nada vale asignarles un espacio geográfico o una cronología porque "lo que pasó... es ceniza" ("Oxidación").

La obra de Ford (uno de los fundadores del Centro Editor de América Latina) abarca ficciones, ensayos e investigaciones. En Oxidación su escritura se abre paso con áspera fuerza a través de narraciones que provocan, atraen y desorientan, sin perder nunca la unidad conceptual que les otorga su mayor poder.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.