srcset

LNteacompaña

Videoclips de cuarentena: de las aulas al corazón de una orquesta

Cecilia Martínez
(0)
2 de agosto de 2020  • 00:22

Cerca de un centenar de alumnos e integrantes de las comunidades educativas del Colegio Nacional Buenos Airesy la Escuela Superior Carlos Pellegrini integran dos grandes formaciones musicales que no han sucumbido a la pandemia y continúan con sus ensayos y actividades creativas replicando sus notas en el espacio virtual.

Bajo la dirección del músico y profesor Gustavo Dinzelbacher, ambos proyectos surgidos hace ya más de una década reinventan sus dinámicas y producen nuevo material conjunto que presentan como videoclips de cuarentena. Las exquisitas realizaciones surgen de un trabajo de semanas en el que cada agrupación escoge un tema, lo trabaja por secciones, abarca un proceso de grabación individual y culmina con la mezcla audiovisual de las participaciones.

Ambas orquestas nacieron de un censo de los alumnos que tocan música en los colegios. Tras una convocatoria y en función de los perfiles, se crean las formaciones, que van cambiando en su composición cada un período de cuatro o cinco años a medida que el alumnado se renueva. Así, el Pellegrini cuenta ahora con una big band de jazz y el Nacional, con una orquesta de tango. "Dependiendo de con qué instrumentos contemos armamos un organigrama de orquesta posible", explica el director.

Gustavo Dinzelbacher dirige a los músicos de forma remota en un ensayo
Gustavo Dinzelbacher dirige a los músicos de forma remota en un ensayo

Ahora, reuniones y ensayos se materializan vía Zoom, donde los referentes tocan con el micrófono abierto y los jóvenes acompañan con los suyos cerrados. "Cada músico se escucha a sí mismo en directo mientras escucha al referente, como una forma de mantener el vínculo y de generar música juntos aunque estemos separados, tratando de seguir siendo una orquesta", agrega.

Por iniciativa de Dinzelbacher, la orquesta del Pellegrini surgió en 2006 y ya pasó por distintas formaciones: de jazz, folclore, tango y músicas latinoamericanas. Ahora, es la Big Band Pelle, integrada por 24 músicos de entre 14 y 20 años, con sección de maderas, saxos, bronces, cantantes y base de batería, contrabajo, guitarra eléctrica y piano. En su repertorio, traslada a su estética diversas músicas y acaba de estrenar una versión jazzera de "Candombe para Gardel", de Rubén Rada, ensamblada con grabaciones remotas y difundida en las redes.

A sus 17 años y con cuarto año en curso, Lorenzo Aznar toca el saxo alto en la formación. Sobre los ensayos en tiempos de pandemia, señala: "Estar separados significa no poder compartir el vivo pero es muy interesante cómo fue adaptándose la orquesta para continuar con su misión. Grabar los videos es muy interesante porque puedo practicar varias veces y pulirlo, lo cual exige que lo hagas mejor", apunta. Para él, formar parte del proyecto con músicos más experimentados y de otras edades es sumamente enriquecedor y lo motiva a esforzarse más. "Estar en la orquesta de mi colegio me hace sentir bien y tengo como una nueva apreciación de ser una pequeña parte de algo mucho mayor, que me enorgullece", señala el joven cuyos gustos musicales van del jazz al rock, el funk y otros estilos.

De su misma edad, Ramiro Martínez es baterista en la Big Band. "Tecnológicamente, es casi imposible tocar en simultáneo pero buscamos alternativas, nos juntamos esporádicamente y organizamos métodos", señala. "Me encanta la banda, sigo disfrutando mucho el tiempo en conexión con este espacio y que la orquesta sea del colegio le da otro toque porque conocés a gente con la que después te cruzás, de otros años, y se arma algo muy hermoso", señala. Ramiro toca también el piano, el bajo y la guitarra y ha vuelto a sumergirse durante buena parte de la cuarentena en la discografía de Spinetta.

Lorenzo Aznar es saxofonista de la Big Band del Pellegrini
Lorenzo Aznar es saxofonista de la Big Band del Pellegrini

La Orquesta de tango del Nacional, por su parte, cuenta con más de sesenta músicos: sección de bandoneones, cuerdas completa, maderas y base, y se subdivide en dos formaciones: una de alumnos y otra de ex alumnos. En su repertorio cuenta con obras originales (Senanes, Morgado, Dinzelbacher, Graciano) y con versiones de tangos clásicos, aunque también aborda músicas de otros géneros que traslada a una estética tanguera en la búsqueda de una identidad propia e intentando explotar al máximo las características de la formación y de sus músicos. Creada en 2011 por iniciativa de Dinzelbacher y con la gestión del rector Gustavo Zorzoli, la formación se ha presentado en importantes escenarios (Teatro Colón, Usina del Arte, CCK) y grabó un disco de estudio.

Violeta Wiersniever es violinista de la formación de ex alumnos. Empezó en primer año, a los 13, y hoy, a los 20, es referente de alumnos, dentro de un mecanismo de retroalimentación y transmisión de enseñanzas que plantea la escuela. Sobre sus años en la orquesta, señala: "Me aportó una sensación de pertenencia muy gratificante y, durante el tiempo como alumna, dio un nuevo significado a mi paso por el colegio. No era decir solo vengo a estudiar y a aprobar, sino que además era parte de un proyecto cultural que está buenísimo y que cuando íbamos a tocar,representaba a mi colegio. La orquesta se convirtió en una segunda familia para mí, y ahora como docente ocupo el rol de pasarle la antorcha a las generaciones más jóvenes", expresa. Aficionada tanto al tango como a la música clásica, el rock nacional, el pop, el indie estadounidense y el folclore, se enorgullece del "Candombe para Figari" y de la puesta de "Oro y plata" grabadas en sendos videoclips por la orquesta en cuarentena.

El joven Lucio Talarico es pianista en la misma agrupación. Para él también es una satisfacción poder continuar recibiendo un seguimiento particular por parte de los profesores y seguir ensayando y grabando a pesar de la pandemia. Del mismo modo, destaca lo positivo de vincularse con otras personas dentro del ámbito escolar. "Disfruto un montón el poder construir colectivamente un sentido y transmitir una idea y emociones a través de la música dentro de la orquesta", afirma.

Lucio Talarico es pianista en la Orquesta de Tango del Nacional Buenos Aires
Lucio Talarico es pianista en la Orquesta de Tango del Nacional Buenos Aires

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.