Actualidad religiosa. Violencia, no sólo en las aulas