Vuelven a parar hoy los docentes santafecinos

Padres piden que se garantice la educación
Padres piden que se garantice la educación
(0)
27 de septiembre de 2005  

SANTA FE.- Mientras los 40 mil docentes de escuelas públicas de la provincia inician hoy un nuevo paro, con el que sumarán 24 días sin clases en este año, centenares de padres, en diferentes ciudades, pidieron al gobierno provincial que "resuelva el conflicto" que afecta más de 600 mil chicos y "garantice el derecho a la educación".

Además, una jueza civil de Rosario resolvió favorablemente un recurso de amparo presentado por la abogada Marisa Malvestitti, madre de tres alumnos de una escuela pública, y ordenó al gobierno provincial que "garantice el pleno derecho a la educación".

Por su parte, el Ministerio de Trabajo de la Nación intimó a la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafe), que agrupa a los docentes, a acatar la conciliación obligatoria que se dictó hace dos semanas.

Pero ayer, en una audiencia en la Secretaría de Trabajo provincial, el gremio anunció que continuará con los paros, ya que la decisión de no acatar la conciliación obligatoria sólo podrá modificarla la asamblea general de afiliados, que se reunirá esta tarde.

Extender el ciclo lectivo

Esta nueva asamblea podría decidir revertir la medida de fuerza. En eso confía el gobierno provincial, ya que la semana última promulgó la ley que modifica la edad para que los docentes se jubilen -57 años para las mujeres y 60 para los hombres-, uno de los ejes del reclamo.

Ante la duración de la situación de conflicto, con la excepción de los docentes privados, un grupo de padres autoconvocados entregó ayer un petitorio en la sede del gobierno provincial en Rosario, en el que exigen que se les garantice "la educación gratuita y de calidad que nuestros hijos merecen".

Si el paro prosigue, el gobierno santafecino podría disponer la extensión del ciclo lectivo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.